«Sorprende que Rajoy ofrezca a ZP su apoyo sin poner la condición del cese de Solbes»

(PD).- Pablo Sebastián es un fino analista de la actualidad. En este caso, el presidente de La Estrella Digital da una clave: «Sorprende que Rajoy le ofrezca a Zapatero el apoyo del PP sin ponerle, previamente, una serie de condiciones como el cese de Solbes. Y, en consecuencia, que encima Zapatero rechace la oferta y le pida a Rajoy que reconozca que la crisis española sólo tiene un origen externo, y que se tiene que callar y decir que el Gobierno lo hace muy bien con la cantinela de que hay crear un clima de tonta confianza, que nadie se va a tragar».

Éste es el análisis de Pablo Sebastián en La Estrella Digital:

Le decía Rajoy a Zapatero, en la última sesión de control del Gobierno en el Congreso de los Diputados y a propósito de la crisis económica, que el problema residía en el propio presidente del Gobierno. Lo que en cierta manera es verdad, porque Zapatero ha negado la crisis económica en los pasados años para evitar su incidencia electoral, y porque su Gobierno se ha instalado en el inmovilismo, llegando a pronosticar que España no se vería afectada por el caso de la hipotecas subprime americanas, siendo como era nuestro país el dueño de la más espectacular burbuja inmobiliaria del territorio europeo, con lo que el contagio estaba cantado, como finalmente ocurrió.

Y el gran responsable de ese inmovilismo, no cabe la menor duda, ha sido el vicepresidente Pedro Solbes, que debería asumir la responsabilidad de los graves errores del Gobierno con su cese o dimisión, o por la reprobación del Parlamento, si el PP y el resto de los grupos de la oposición hicieran lo que tienen que hacer, y no cayeran en el tópico de «en caso de tribulaciones no hacer mudanzas», porque es precisamente al revés. Ahí está el ejemplo de Estados Unidos, donde tanto el Gobierno como las grandes empresas ya están tomando medidas radicales y quirúrgicas del más alto nivel, sin que a nadie se le caigan los anillos.

Mientras que en nuestro país el discurso de Zapatero frente a la oposición es pedirle a Rajoy y al PP que hagan propaganda de lo bien que está todo para «generar confianza», como si los actores financieros y los ciudadanos fueran tontos y se fueran a tranquilizar por unas palabritas de ánimo de sus dirigentes políticos mientras asisten boquiabiertos al derrumbe del sistema financiero y a grandes cataclismos que están poniendo en juego su puesto de trabajo y sus ahorros.

Lo que los ciudadanos quieren y necesitan es un fuerte liderazgo político y ministros con la mayor credibilidad, que es lo que genera confianza. Y al día de hoy ni Zapatero, y menos aún Solbes, ofrecen liderazgo ni confianza, y sólo hay que repasar sus declaraciones de los últimos meses para adivinar que o han engañado a los ciudadanos, para salvar las elecciones, o ninguno de los dos se enteraban de lo que estaba pasando y de lo que podía ocurrir.

De ahí que sorprenda que Rajoy le ofrezca a Zapatero el apoyo del PP sin ponerle, previamente, una serie de condiciones como el cese de Solbes. Y, en consecuencia, que encima Zapatero rechace la oferta y le pida a Rajoy que reconozca que la crisis española sólo tiene un origen externo, y que se tiene que callar y decir que el Gobierno lo hace muy bien con la cantinela de que hay crear un clima de tonta confianza, que nadie se va a tragar.

Zapatero ha dicho ya varias veces que él y su Gobierno asumen todas las responsabilidades que les corresponden por la mala situación, pero sigue sin decir cómo la asumen. Pues está muy claro: con el cese de Solbes, que ha sido el máximo responsable de la política económica y financiera y el gran abanderado del inmovilismo en el que se ha instalado este Gobierno desde hace ya muchos meses, que nos ha hecho perder mucho tiempo y que nos ha conducido a esta situación.

Y esta dimisión, o cese, de Solbes es la que en estos momentos debería de exigir el PP, y si llega el caso planteando en el Parlamento su reprobación. Y allá IU y los nacionalistas si salen a favor del vicepresidente económico en las actuales circunstancias, que van de mal en peor. Lo que no puede ser es que Zapatero escurra el bulto y que Rajoy se ofrezca como un escudero fiel sin previamente exigir la responsabilidad del vicepresidente económico del Gobierno, el máximo responsable político y director de la situación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído