La implacable guillotina de Maleni ha cortado 80 cabezas en Fomento

(PD).- Maleni aunque se le hunda la vía del Ave, ocurran catástrofes con Spanair o tenga un historial de billetes gratis en Aviaco, no se va. Eso sí, corta cabezas como si fuera una revolucionaria en la Francia de María Antonieta.

La llaman «Mandatela» por su carácter fuerte y autoritario, tal vez heredado de su padre, militar de profesión. Una mujer polémica donde las haya que no duda en utilizar su poderoso rodillo cuando alguien no cumple sus expectativas. Y vaya si Magdalena Álvarez lo ha utilizado en los cuatro años y medio que lleva al frente del Ministerio de Fomento.

En ese tiempo han caído bajo la enérgica guillotina de la malagueña nada menos que 80 altos cargos vinculados a su cartera, debidamente detallados en el BOE y firmados de su puño y letra. Entre ellos cuatro directores de su Gabinete. Ahora va por el quinto. Lo primero que hizo al llegar a Fomento en abril de 2004 fue fulminar a Juan Ramón Martínez Salazar. Lógico, dado que era herencia del último Gobierno de José María Aznar, según publica El Semanal Digital.

Lo que no lo es tanto son los otros cuatro que cayeron después, todos ellos durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero: Juan López Rodríguez le duró sólo hasta octubre de ese año; Jorge Mariné Brandi, hasta julio de 2005; Francisco Celso González, hasta abril de 2008. Y para su segunda etapa en Fomento ha elegido a Antonio Fernández, que la semana pasada saltó a la fama por haber reconocido en público que fue él quien filtró los vídeos del accidente de Spanair a las televisiones. Quién sabe si esa confesión acabará costándole la cabeza.

Pero el de director de Gabinete de la ministra no es el único cargo maldito en el Ministerio de Fomento. En estos años también han caído dos directores de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), José Eladio Seco y Manuel Azuaga; 23 presidentes de autoridades aeroportuarias de toda España; siete altos cargos de la Dirección General de Carreteras (seis subdirectores de área y el director general), el director y un subdirector de la Dirección General de Ferrocarriles, otros tres subdirectores y el director del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas; y numerosos altos cargos técnicos.

Claro que no todos han acabado en la cuneta. Dimas Sañudo Aja fue cesado de su cargo como presidente de Ferrocarriles de Vía Estrecha (Feve) en marzo porque en las pasadas elecciones generales obtuvo un escaño como senador por Vizcaya. Su vacante le valió a Zapatero para recologar a su amigo Ángel Villalba, retirado a la fuerza de la Secretaría General del Partido Socialista de Castilla y León.

Parece que las vacaciones han traído la calma al Ministerio de Fomento de Magdalena Álvarez, porque desde principios de julio no ha habido nuevas bajas al más alto nivel. Hasta que la ministra se enfade.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído