Los secretarios quieren la cabeza de Bermejo y los jueces, la rectificación de De la Vega

Los secretarios quieren la cabeza de Bermejo y los jueces, la rectificación de De la Vega

(PD).-Bermejo y la Vicepresidenta del Gobierno se enfrentan a un auténtico ataque de los trabajadores de Justicia. Los secretarios de juzgado piden la dimisión de Bermejo y los jueces que De La Vega mida muy bien medidas sus palabras cuando se trate de poner en juicio la decisiones de los miembros de la Judicatura.

Dice Edurne Uriarte en un artículo de ABC que «lo último que pensó la vicepresidenta cuando se puso populista y demagoga en la portada de «El País», («espero que sancionen con tres años de suspensión al juez Tirado») es que iba a provocar la rebelión de todos los jueces del país con minúsculas. De derechas, de izquierdas y de centro.»

Lo imaginara o no, el caso es que la Vicepresidenta puede, si lo desea, sentirse responsable de una histórica revuelta que nada más acaba de empezar y pueden ella y el Ministro de Justicia tachar al colectivo de jueces de engreídos e intocables que practican el corporativismo frente a la reciente sentencia del Juez Tirado. Pero no será otra cosa que tirar la piedra y esconder la mano y hacer demagogia con un caso que conocen de sobra sacude las conciencias del todo el país, como es el asesinato de la pequeña Mari Luz Cortés

Continúa Uriarte en su reflexión:

Como la saturación de los juzgados y de ese juzgado en particular, lo que el Gobierno conocía perfectamente antes y después del asesinato de Mari Luz. Y que no sólo es el principal desencadenante del retraso fatal de este caso, sino el causante de que muchos ciudadanos se sientan igualmente tirados, pero con minúscula, e igualmente cabreados, cuando se ven obligados a acudir a la Justicia. Quienes aseguran que la auténtica diferencia entre pobres y ricos se produce ante la sanidad, lo hacen seguramente porque nunca necesitaron de los servicios de la Justicia. Y no experimentaron lo de quedarse completamente tirados como víctimas. Por la falta de medios de la Justicia para investigar y perseguir una buena parte de los delitos.

Y lo saben los jueces y lo saben los secretarios judiciales, y deberían haber protestado mucho antes. Por los ciudadanos, no sólo por ellos. Lo que no quiere decir que su corporativismo no sea completamente legítimo, que lo es. Que tiene bemoles que algunas huelgas sean corporativismo del bueno, de los sindicatos, por ejemplo, y otras, las que no le gustan al Gobierno, corporativismo del malo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído