Otro driblaje del PP gallego: ahora el voto es «No» al Plan de Normalización

Otro driblaje del PP gallego: ahora el voto es "No" al Plan de Normalización

(PD).-El PP de Galicia le niega ahora a la Xunta el apoyo al Plan de Normalización Linguística, votando en contra de la propuesta que ellos mismos apoyaron hace dos semanas. Feijoo no aduce más argumento que el no haber sido reclamado para las negociaciones sobre la iniciativa. Tras una tensa reunión parlamentaria y en posterior rueda de prensa, Feijoó volvió a hacer gala de la habilidad del PP gallego para usar la ambiguedad como mejor herramienta política al declarar que : «plan de normalización si, imposición del gallego no.»

El Parlamento gallego ha aprobado hoy una iniciativa que propugna el mantenimiento del impulso al plan de normalización lingüística, aprobado hace cuatro años, propuesta que recibió el voto en contra del PP.

El portavoz del grupo popular, Alberto Núñez Feijóo, formula una pregunta durante el pleno del Parlamento de Galicia, esta mañana en Santiago de Compostela.

La iniciativa fue aprobada en un convulso debate parlamentario, que concluyó con la decisión de la presidenta del Parlamento, Dolores Villarino, de suspender la sesión al término de las votaciones, tras lo que negó la palabra a la portavoz popular, Manuela López Besteiro, al entender que ya había consumido el turno de palabra que le correspondía.

La diputada compareció ante la prensa al término de la sesión, junto a todo el grupo parlamentario, incluido el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, quien indicó que se opusieron a la iniciativa por no haber sido llamados a negociar una transacción y porque «al plan sí, a la imposición de gallego, no; al bilingüísmo sí, al bipartito no», apuntó.

La iniciativa, que partió del BNG, aunque fue enmendada por el PSOE, se limita a instar a la Xunta a «seguir impulsando la plena normalización del gallego en todos los ámbitos, en cumplimiento de la Ley de Normalización Lingüística y el plan».

La propuesta inicial, que era mucho más extensa que la finalmente aprobada, partió del diputado nacionalista Bieito Lobeira, quien recordó que el PP suscribió en el pasado debate sobre el estado de la autonomía una iniciativa en favor del gallego pero, afirmó, más tarde se desdijo a causa de las críticas de círculos mediáticos próximos a los populares.

Por tanto, dijo Lobeira, la iniciativa pretendía que el PP se clarificase en este asunto, ya que a su juicio existe una campaña de «descrédito» hacia el idioma gallego.

Manuela López Besteiro, que presentó una enmienda a la iniciativa de Lobeira que reclamaba la derogación del decreto del gallego en la enseñanza, insistió en que fue el PP quien abrió el consenso en torno a la lengua gallega, mientras «otros» lo han cerrado y apuntó que nadie va a dar a su partido «lecciones» de galleguismo.

«Andar a mesazo limpio con los comerciantes», dijo respecto a la Mesa pola Normalización Lingüística, o establecer policías lingüísticas en los centros educativos, no es la solución: eso es fraguismo», apuntó la diputada en un lapsus que hizo reír a la Cámara.

«Quieren imponer el franquismo lingüístico, que antes era el castellano y ahora era el gallego», manifestó la parlamentaria popular, a cuyo término Lobeira indicó que, con esta actitud, es «imposible» un acuerdo.

Mientras, el socialista Francisco Cerviño, que consideró una «solemne estupidez» la afirmación de quienes dicen que el español está en peligro en Galicia, alertó sobre el problema que la politización puede causar al idioma gallego.

«La bandera partidista puede hacer ganar algún voto o fidelizar otro, pero perjudica a la lengua gallega», afirmó el parlamentario, que también dio la vuelta a una frase de Lenin: «El radicalismo lingüístico es la enfermedad infantil del galleguismo».

Además, insistió en que los socialistas trabajan para ganar «espacios de convivencia entre el gallego y el castellano. Ahí estamos y de ahí no nos vamos a mover».

Para Francisco Cerviño, el objetivo de potenciar el gallego no se consigue «tapando la boca con una bandera española», como sucedió en un reciente acto público, ni «abriendo pseudoexpedientes por una organización privada» por no emplear el gallego, señaló respecto a la Mesa Pola Normalización Lingüística, ya que estas iniciativas «perjudican gravemente» la lengua gallega.

Una vez que se votó la propuesta acordada por PSOE y BNG, López Besteiro quiso intervenir, pero la presidenta de la Cámara no lo consideró oportuno. Esta actitud fue calificada por el portavoz popular, Manuel Ruiz Rivas, como «alteración democrática importantísima» y lamentó que no hubiesen sido llamados a negociar la propuesta.

Pero el socialista Ismael Rego aseguró que Cerviño había invitado personalmente a López Besteiro a transaccionar la iniciativa. «Mentir es pecado», le dijo a López Besteiro.

Después del gran revuelo que se montó en el hemiciclo al ser suspendida la sesión, el PP convocó a la prensa, en la que Núñez Feijóo calificó de «sectaria» y «a gusto del consumidor» la Presidencia del Parlamento.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído