El caradura de Benach retirará los extras de su «limusina» y pide perdón a las familias en crisis

(PD).- El presidente del Parlament se va a quedar sin juguete. Los lujazos de Ernest Benach, van a acaba con el desmantelamiento del ‘tunning’. Así lo ha anunciado el mismo Benach que, justo horas después de que Ridao le pidiera que explicase a los ciudadanos el gasto realizado en su coche, que superaba los 9.000 euros.

Después de ser criticado por el gasto en la mejora de su coche oficial, entre otros y muy duramente por Joan Saura, Benach ha decidido permitir que se retiren los accesorios (un escritorio de madera, un reposapiés y un nuevo sistema tecnológico de comunicaciones, entre otros).

«La idea era hacer del coche una oficina móvil», ha replicado Benach, quien ha vuelto a replicar que los accesorios no eran «un lujo innecesario».

La polémica generada por ese gasto en plena crisis le ha obligado a leer una declaración en el Parlamento catalán y a dar dado explicaciones por el caso ante la prensa.

Benach también ha avanzado que, mientras no cambie la coyuntura económica, ha pedido «que se suspenda la renovación automática de vehículos adscritos a los cargos representativos del Parlament», por lo que cualquier renovación de vehículo se analizará «caso por caso», atendiendo al kilometraje del coche y a su estado general de conservación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído