Nadie echará en falta a ZP en Washington

Nadie echará en falta a ZP en Washington

(PD).-Zapatero dice que quiere ir porque España debe estar allí y él viene a ser España. Pero parece dispuesto a transmutarse en camarero esquimal o escolta de Putin para mayor gloria de todos nosotros y ustedes. Todos los que, por cierto, ya tenemos mucho menos interés por verle en Washington que por dejar de sentir vergüenza propia y ajena.

Después del improvisado e inútil paseo al Gran Imperio de la China, nos queda ahora todavía el jarreo de declaraciones patrióticas que se sucederán durante la visita de nuestro Gran Timonel a la Cumbre Iberoamericana que se celebra en El Salvador. Escribe Hermann Tertsch en ABC que «allí se reunirá con su millón de amigos, salvo el bueno de Hugo Chávez, que a fecha de hoy parece aún tener miedo que lo maten. Bendita gallardía la de este militarote bregado en golpes que no se atreve a ir a una cumbre y encima proclama su miedo a la muerte. Si va a acudir hasta el nicaragüense Daniel Ortega, sin miedo a que le pegue el tiro la madre despechada de alguna menor maltratada».

A la de China no tenía la menor intención de ir, pese a que acudían los principales jefes de gobierno de la Cumbre euro-asiática. Zapatero tenía que haber estado en todas. Primero, para aprender algo fuera de su única cultura política del trilerismo de la política patria. Segundo, para representar nuestros intereses. Sus ausencias han sido continuas. Unas más sonadas que otras. Y no ha acudido a ellas porque cuando una cita internacional no le asegura un rédito propagandístico inmediato en casa, prefiere quedarse a cenar con sus niñas, con un par de roqueros o con la cúpula de la SGAE que llega a La Moncloa con más flota automovilística que Touriño, Benach o el presidente chino.

En Washington se tomarán medidas significativas sobre el reordenamiento financiero. O quizá no se tome ninguna. Pero desde luego nadie echará en falta la aportación del presidente español. Y su ausencia afectará -concluye Tertsch– «poco al balance general de la propaganda socialista que es brillante. Es lo que mejor sabe hacer Zapatero, y el día 16 nos sacará algún conejo de la chistera para que los españoles sepan que él, sí, él, fue el protagonista de la cumbre en Washington».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído