Doña Sofía: «Que a las uniones de gays no le llamen matrimonio, porque no lo es»

(PD).- El nuevo libro de Pilar Urbano va a levantar polvareda. Según se ha adelantado, la Reina doña Sofía afirma que las uniones homosexuales no pueden llamarse matrimonio y que «la vida y la muerte no estan en nuestras manos». Y eso es sólo el principio. El adelanto de la publicación ha sido en La SER.

En el libro «La Reina muy de cerca«, escrito por la periodista Pilar Urbano, editado por Planeta en virtud de su 70 cumpleaños, Doña Sofía se muestra totalmente contraria al aborto y a la eutanasia, afirmando que «La vida y la muerte no están en nuestras manos. ¿Muerte digna? Totalmente de acuerdo».

Sobre la homosexualidad dice que respeta que haya personas con otra tendencia sexual que quieran vivir juntas e incluso casarse, pero advierte que «a eso no se le puede llamar matrimonio».

«Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿Qué se suban a una carroza y salgan en manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación… colapsaríamos el tráfico. Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es. Hay muchos nombres posibles: contrato social, contrato de unión».

La Reina también se muestra partidaria de la enseñanza de la Religión en las escuelas: «Se ha de enseñar religión en los colegios, al menos hasta cierta edad: los niños necesitan una explicación del origen del mundo y de la vida», declara a Pilar Urbano.

La Reina Doña Sofía habla por primera vez públicamente sobre política y sobre los políticos. Reparte halagos entre Zapatero, de quien dice que «está muy volcado en su tarea» y Felipe González, a quien define como «hombre afectuosos y simpático con un trato exquisito con todo lo referente a la Corona». Tampoco ahorra elogios al hablar de Alfonso Guerra: «es un político muy valioso, inteligente, sensato. Y, antes que hombre de partido, es hombre de Estado. Mira que se dijeron cosas de él… Sin embargo, es una persona íntegra, honrada. Tendría que estar más presente en la vida política. Es una pena que los partidos jubilen enseguida a los mayores porque desperdician la experiencia. Es lo mismo que hicieron con Felipe González. Y con tantos de UCD y PSOE». Sobre Aznar, sin embargo, al preguntarle si fue antipático, responde que «quizá su aspecto y su expresión tan seria no le ayudaban».

Se refiere también a la quema de fotos por parte de jóvenes independentistas en septiembre de 2007, en Gerona, que ahora se han visto absueltos al cambiar el fiscal su calificación como delito por otro de mera falta.

Afirma la Reina que «fue un disgusto para todos», pero añade que no le preocupó demasiado, ya que en su opinión no les queman a ellos, «sino solamente trozos de papel que finalmente se apagan», un hecho protagonizado por «un puñadito de jóvenes en una universidad», que «no era masivo», aunque «no lo habíamos visto nunca». Añade que advirtió en Zarzuela «sin dármelas de profeta» que «‘No me extrañaría que volviera a pasar. Porque en todo esto, como en las caricaturas, los chistes o las críticas delante de un micrófono, lo difícil es atreverse a hacerlo por primera vez. Pero en cuanto alguien ha roto un tope… ¡ancha es Castilla!»

Afirma también la Reina sobre las críticas que la Corona no debe querellarse ante estos hechos: «hay que tener los nervios templados y aunque te estén machacando, que la sangre no llegue al río. Los Reyes no se defienden», manifiesta, y añade que «No somos de piedra! Hacerse el sordo cuesta. Callarse cuesta. Todos tenemos nuestro amor propio.

Pero hay que tragarse el sapo: recibir, saludar, sonreír «qué tal», como si nada. Peor sería que te sacaran de tu sitio […] «La crítica a las claras no molesta. Se encaja y punto. Lo más desagradable es cuando el que critica tiene mala baba, y se le notan las ganas de hacer daño. ¡Buaj! Luego está el fenómeno de la imitación, el contagio. Pero bueno, ya los conocemos: son los mismos. Y volvemos a lo de siempre: libertad de expresión, ¡sagrada libertad de expresión!»

Otro asunto sobre el que responde es el del famoso «por qué no te callas» del Rey a Chávez: «No debo valorarla. La Reina tiene menos libertad de expresión que tú», contesta a la periodista.

Respecto a Marruecos, cuenta que «Ceuta y Melilla son España: los territorios, la historia, la población. Y en nuestra visita todo el mundo se echó a la calle para decir eso: ‘Somos españoles’. Lo que pasa que Mohamed, igual que su padre, cada dos por tres tiene que protestar y reclamar para que la cuestión siga abierta. Hassan II a mi marido intentaba tenderle trampas: ‘Ven, ven a Ceuta o Melilla, y yo te monto allí un recibimiento por todo lo alto’. Había que decirle: ‘Pero Hassan, ¿cómo vas a recibirme en unas tierras que son mías?».

En cuanto a la posible abdicación del Rey en favor de Don Felipe, la escritora ha explicado que la Reina es muy tajante en ese tema: «El Rey no abdicará jamás, nunca ha entrado en nuestro planes» y añadió «Sólo acabará con él la muerte. Lo importante es que cuando muera pueda decirse: ‘El Rey ha muerto, viva el Rey».

Por último, según ha contado Pilar Urbano en la SER, «el cincuenta por ciento del libro lo dedico a Letizia» ya que según ha explicado la periodista, la Reina quería subrayar que no ha habido ningún impedimento en el matrimonio entre su hijo y la periodista:

«La Reina quiere explicarnos que toda la sangre es roja. La monarquía tiene que estar con el pueblo al que tiene que seguir».

Urbano ha asegurado que durante sus encuentros con Doña Sofia no hubo ningún tabú y que pudieron hablar sobre todos los temas que había pensado tratar en su libro. «La Reina es una profesional de la realeza y yo una profesional del periodismo, hemos hablado de todo ello». La escritora contado que Doña Sofía le relató el proceso por el cual el Príncipe «se estaba colando de una locutora del telediario de las tres», y de la «encerrona» que les preparó el Príncipe a ella y al Rey, citándoles para merendar en su casa. Cuando llegaron se encontraron en el piso del Príncipe a la que hoy es su esposa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído