La Plataforma por la Libertad Lingüística responde a la desfachatez del PNV

(PD).- No tienen intenciones de rendirse. Pese a las advertencias de los dirigentes nacionalistas, que les recomiendan largarse a Logroño si quieren que sus hijos estudien en español, Iñigo Urien Azpitarte, representante de la Plataforma por la Libertad Lingüística, ha respondido cotundentemente las advertencias del Gobierno vasco: «Por no tener, no tienen ni sentido del ridículo«.

La imposición del PNV de impartir la educación en lengua vasca,desplazando al castellano, ha tenido ya su reacción. Iñigo Urien Azpitarte creó la Plataforma por la Libertad Lingüistica para reclamar que sean lo padres quienes elijan, tal y como manda la Constitución, la lengua cooficial en la que van a estudiar sus hijos y no el Partido Nacionalista Vasco.

Por este motivo, durante la reunión que mantuvo la Plataforma en la sede de Sabin Etxea en Bilbao, fue tildado de «manipulador y demagogo» por Belén Greaves, secretaria ejecutiva del PNV, y por la responsable de Educación del PNV, Amaia Espinosa. En esa misma reunión, el PNV tuvo la invitó a «irse a Logroño» a quienes quieran que sus hijos estudien en español.

Urien Zapitarte ha remitido una carta a COPE que responde a los dirigentes nacionalistas:

Carta de Iñigo Urien Azpitarte:

La Secretaria del EBB del PNV Belén Greaves Badillo me ha gritado e insultado cuando he defendido la libertad de mi hija a ser educada en la lengua cooficial que sus padres elijamos. Pero analicemos el origen de cada uno de los implicados en este grave asunto, para que quede más claro el esperpento: por un lado Belén Greaves Badillo, secretaria del Euskadi Buru Batzar del PNV acompañada de Amaia Espinosa, responsable de Educación del PNV y, participando, de cerca, Tontxu Campos, Consejero de Educación por Eusko Alkartasuna. Del otro lado y en representación de la Plataforma por la Libertad de Elección Lingüistica, María Aldecoa, Belén Pérez de Ugalde e Iñigo Urien Azpitarte. Eliminamos los nombres y dejamos los apellidos: Greaves, Espinosa y Campos por el lado nacionalista y Aldecoa, Pérez de Ugalde y Urien Azpitarte por el de los padres vascos que quieren libertad. Y son justamente los tres a los que Sabino Arana llamaría maketos los que, en palabras de Greaves (del francés Greve o inglés Greaves) quienes tiene la osadía y dicen a los padres vascos de origen que se vayan a Logroño, si quieren elegir el idioma en el que educar a sus hijos. Por no tener, no tienen ni Greaves, ni Espinosa ni Campos sentido del ridículo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído