La Reina Sofía confiesa que fue la autora del fotomontaje navideño de 2005

(PD).- A tan sólo un día de celebrar su septuagésimo cumpleaños, han salido a la luz nuevas declaraciones de la Reina Sofía. Esta vez no proceden del polémico libro de Pilar Urbano. Pertenecen a una entrevista conjunta que la Reina concedió a varios medios hace ya algunos meses, entre los que se encuentra la Agencia EFE, y que se han dado a conocer hoy por vez primera, tal y como se pactó con la Casa del Rey.

Doña Sofía, que se instaló en Madrid en 1962, asegura que se adaptó enseguida a las costumbres y al carácter de los españoles, «muy parecidos a los griegos». Al referirse a sus primeros años en nuestro país, habla de su estancia en la Universidad Autónoma de Madrid, donde empezó en 1973. Le hubiera gustado estudiar una carrera pero no la dejaron. Llegó el 22 de noviembre de 1975 y la proclamación del Rey, y se preguntó: «¿Qué va a pasar mañana cuando vaya a la uni? Yo -explica moviendo la cabeza- no podía entender por qué no podía ser todo igual».

Montaje Real

De sobra es conocida su afición por la música, pero no tanto la de la fotografía. Ha realizado 30.000 en cuatro años, y es también autora de la polémica felicitación de los Reyes en las Navidades de 2005/2006.»¡Con lo que la criticaron! Tenía la foto del Rey y mía con Leonor, así que cogí la del verano anterior en Mallorca con los otros nietos y los coloqué debajo». Inmediatamente comenzaron los comentarios: «Que si Victoria no tenía brazos -que tampoco los tenía en el original, añade entre risas- y no sé cuantas cosas más. Pero no me importa, estaba orgullosísima».

Aunque asegura que tener a sus ocho nietos juntos es «divertidísimo», reconoce que los niños de hoy «tienen demasiadas cosas, que cuando llega la Navidad es la saturación. «Papá Noel -dice- me trajo una muñeca, sólo una, que se llama Elena», recuerda la Reina de sus días de infancia en el exilio egipcio.

70 años no es nada

A la Reina no le importa no salir a la calle como cualquier otro ciudadano. «No, no lo añoro. No me hace falta ir de compras. Me siento libre porque he hecho lo que quería hacer», manifiesta segura, al referirse a su trabajo como Reina de España. Desea seguir en forma y poder contribuir «en todo lo que pueda», aunque los 70 sean la edad ya más que pasada de la jubilación, porque seguir en la brecha «es más una cuestión de actitud que de jubilación». No entiende a la gente que «no disfruta de la vida, porque nunca se deja de aprender».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído