El presidente de una empresa pública entra en el «Club Audi» de la Xunta

El presidente de una empresa pública entra en el «Club Audi» de la Xunta

(PD).-El parque móvil de la Administración pública gallega sigue acaparando ríos de tinta. Tras los 480.000 euros del nuevo A8 blindado del presidente Emilio Pérez Touriño, los 106.000 del titular de la Diputación de Lugo o el alquiler millonario del director general de la corporación de radiotelevisión pública, el PP denunciaba ayer en el Parlamento a un nuevo integrante del que ya denomina «Club Audi».

Según E. Amado en ABC , ese es el caso de José Álvarez, presidente ejecutivo de la Sociedad Gallega de Medioambiente, una empresa pública autonómica participada por la Xunta (51%) y Unión Fenosa (49%) encargada principalmente de gestionar los residuos de la Comunidad. El presupuesto de Sogama depende directamente del departamento de Medio Ambiente de la Xunta, que dirige el socialista Manuel Vázquez.

El PP ponía el dedo en la llaga al denunciar que, a costa del presupuesto de Sogama, los contribuyentes gallegos financiarán por dos años el alquiler de una berlina de lujo, una berlina media y tres utilitarios cuyo concurso la citada empresa pública estableció en un máximo de 123.600 euros (20,56 millones de las antiguas pesetas), más IVA. Tras dos años al servicio de la compañía, serán devueltos a su propietario.

Sogama daba a conocer en el verano de 2007 el pliego del contrato de arrendamiento mediante un expediente abierto de contratación, cuya referencia es «0006/2007», que regulaba el préstamo bienal de los vehículos -plazo que, curiosamente, expirará de la mano de la presente legislatura gallega-.

El documento establecía como presupuesto máximo de licitación los citados 123.600 euros, pero además recogía cláusulas como la valoración adicional de los extras de los vehículos en la evaluación del concurso.

El automóvil en el que actualmente se desplaza el presidente de Sogama debió cumplir con unos requisitos mínimos de «berlina alta»: superar los 180 caballos de potencia, tener tapicería de piel y climatizador, pintura metalizada, teléfono integrado, etc. Sogama se comprometía a pagar por el coche, sin incluir IVA ni chófer, un máximo de 2.000 euros al mes (24.000 euros, casi cuatro millones de las antiguas pesetas al año).

Iguales requisitos, excepto en el de potencia mínima (cuarenta caballos menos), tenía el segundo automóvil en cuestión solicitado por Sogama, una «berlina media» cuyo mantenimiento tendría fijado 1.150 euros al mes, sin IVA.

Los tres vehículos restantes, dos utilitarios y una furgoneta pequeña, costarían al erario público lo mismo que el coche oficial del presidente de la compañía: 2.000 euros al mes. La empresa medioambiental se encargó de «compensar» las emisiones de sus dos berlinas estableciendo como requisito de sus dos utilitarios una alimentación «híbrido gasolina». Sogama también se aseguró, a cargo de un montante de casi 6.000 euros mensuales, las siguientes comodidades: un seguro a todo riesgo sin franquicia; el mantenimiento y reparación de las averías de los vehículos; asistencia 24 horas, y cambio de neumáticos, entre otras cláusulas.

El portavoz popular Manuel Ruiz Rivas acuñaba ayer el término «Club Audi» para censurar el gasto del presidente de Sogama, José Álvarez, al que conecta directamente con el consejero de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, barón del PSOE orensano y hombre fuerte del gabinete de Touriño.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído