El PP se lo tiene que hacer mirar

El PP se lo tiene que hacer mirar

(PD).- La clave, en el triunfo de Obama, lo que impidió a McCain remontar y le hundió en las encuestas, fue en septiembre el estallido de la crisis. Aquí, en España, también tenemos crisis y agravada por unos índices de paro que producen vértigo, pero el PSOE de Zapatero resiste y el PP de Rajoy no despega. ¿Qué falla?.

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente a octubre, refleja por primera vez desde 2004 un empate matemático entre el PSOE y el PP, cada uno de los cuales obtendría el 39,7 por ciento de los votos estimados.

Este dato fue ayer muy valorado por la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, para quien la encuesta del CIS es una prueba de que está funcionando el modelo de oposición impulsado por Mariano Rajoy tras el Congreso de Valencia.

Vale, pero no hay que ser un lince para concluir que el PP se lo tendría que hacer mirar. No es de recibo, con la que está cayendo, que la oposición y su líder no aparezcan como clara alternativa y suban meteóricamente en los sondeos.

Hay datos importantes en la encuesta del CIS. El PP ha consolidado un suelo electoral del 40%. El porcentaje de voto estimado para el PSOE es sólo tres puntos y medio menor a los votos que obtuvieron en las elecciones generales celebradas en marzo de este año y prácticamente el mismo que en julio pasado, cuando todavía no había estallado la crisis ni sabíamos que España iba primera en el ranking mundial de creación de parados.

Si bien es cierto que el trabajo de campo del sondeo es anterior a la EPA, y naturalmente, a los recientes datos sobre paro registrado, ese detalle no es algo para pasar por alto. La oposición no parece capaz de aprovechar el desastre constante de este Gobierno sin planes ni ideas, donde todo se limita a echarle a culpa a Bush y echar balones fuera.

La crisis económica desgasta un poco al Gobierno Zapatero y el PP experimenta un leve incremento de cuatro décimas, aunque el equipo de Rajoy aún no consigue transmitir una imagen de mejor capacitación que el Gobierno para gestionar con éxito la situación crítica de la economía.

El barómetro sigue dando mayores porcentajes de confianza a Zapatero que a Rajoy, lo que indica que los ciudadanos buscan amparar sus expectativas en las instituciones antes que exigir responsabilidades, sobre todo cuando aún restan tres años y medio para que acabe la legislatura.

Con esta encuesta, los populares tienen nuevos datos para evaluar el balance de su política de oposición. El PP está ofreciendo una oposición constructiva al Gobierno ZP, que, por cierto, éste apenas aprecia, cuando no desprecia.

En medio de todo, se afianza en su pequeño hueco Rosa Díez con su voluntariosa y entusiasta UPyD.

Y llegan las preguntas: ¿No tendría el PP que añadir a esa «oposición leal» un discurso político imagintaivo, y no sólo económico, que sitúe a Mariano Rajoy como sólida alternativa a un Ejecutivo que, instalado en la coartada de la crisis internacional y en políticas de subvención a fondo perdido, debería tener una más clara sanción de los ciudadanos por su ineptitud ante lo que es ya una auténtica debacle del empleo?

Háganselo mirar, señores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído