Ricardo de la Cierva cree que Garzón está haciendo «un golpe de Estado judicial» y una «barbaridad»

(PD).- El historiador Ricardo de la Cierva ha afirmado que el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, está emprendiendo «un golpe de Estado judicial» al investigar sobre los crímenes ocurridos durante la dictadura franquista, y acusó al auto de ser «una barbaridad».

Durante el III Congreso Internacional sobre la II República y la Guerra Civil: «La otra Memoria», celebrado en la Universidad San Pablo Ceu de Madrid, el historiador advirtió que si el magistrado «abre las fosas« se enfrentará a más de 50 voces críticas que calificarán el acto como un «crimen de Estado», y que estarán representadas por «todo» el espectro político, desde, dijo, el ex juez Gómez de Liaño hasta el histórico dirigente comunista Santiago Carrillo.

A continuación, según informó la Universidad en un comunicado, De la Cierva agradeció el proceso de beatificación de su padre, emprendido por la Santa Sede, y afirmó que «murió por un acto de caridad» al rechazar ser trasladado de la farmacia de la Cárcel Modelo, donde realizaba labores de asistencia a los presos enfermos.

Durante el acto, el centro universitario recordó a su primer rector y al ex ministro de Trabajo, Justicia y Sanidad, Federico Salmón. En este contexto, su nieta, Concepción Pérez Salmón, lamentó que la memoria de su abuelo «se haya perdido», a su juicio, porque murió en Paracuellos del Jarama «con más de mil personas, y otras mil al día siguiente y otras tantas el día después». Del político y periodista español, destacó sus acciones a favor de la clase obrera durante los años 30 en consonancia con su «ideario católico».

Sobre el episodio de Paracuellos también se manifestaron el sacerdote e historiador, Padre Ángel Martín Rubi, y el profesor de la Universidad de Génova, Lluis de Hera, quienes consideraron que Santiago Carrillo tuvo conocimiento sobre tales acontecimientos debido a su papel en las fuerzas de seguridad republicanas.

Por otra parte, los expertos británicos Julios Ruiz y Robert Stradling defendieron que «los represores en zona republicana eran gente que tenía peso en algunos partidos políticos o eran intelectuales al servicio de milicias». Además, Stradling acusó al bando republicano de «iniciar los bombardeos» sobre la población civil, residente en zona nacional.

Para cerrar el ciclo, el historiador Miquel Mir se refirió a «las atrocidades» cometidas por el grupo anarquista FAI (Federación Anarquista Ibérica) durante aquella fecha en la ciudad de Barcelona. «Sólo investigando la raíz de estas cuestiones se puede llegar a esclarecer los aspectos de sombra que hay 70 años después de la Guerra Civil», concluyó el experto.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído