Garzón acaba en el rídiculo al comprobar que no puede sentar en el banquillo a Franco

Garzón acaba en el rídiculo al comprobar que no puede sentar en el banquillo a Franco

(PD).-Garzón ha dado la espantada. Al final, Franco estaba muerto y el juez estrella no era competente. Tras haber intentado utilizar el pasado guerracivilista como campo de batalla político, en un auto de 152 folios que en su mayor parte emplea en justificar por qué hace un mes sí era competente y en responder con igual saña a los palos que desde entonces ha recibido de la Fiscalía. Entre otras cosas, espeta al fiscal jefe, Javier Zaragoza, que siguiendo sus criterios «no habría habido juicio de Nüremberg».

Garzón sigue manteniendo formalmente que él sí tenía competencias para investigar la actuación de Franco, Serrano Suñer, Mola, Queipo de Llano y la cúpula del franquismo porque cometieron crímenes de lesa humanidad que no prescriben jamás y atentaron contra las legítimas instituciones de la República.

Pero a continuación procede a declarar extintas las responsabilidades penales de Franco y los ministros de sus primeros Gobiernos porque los certificados remitidos por el Registro Civil acreditan que todos ellos han fallecido.

Y a falta de «criminales»… pues se acabó el procedimiento. El razonamiento es patético porque cuando Garzón inició esta investigación penal hace varios meses él ya sabía que Franco y los dirigentes del régimen del 18 de Julio estaban muertos y, que, por tanto, su empeño era imposible.

Chapucero hasta el final, la decisión de Garzón de archivar la causa es procesalmente incorrecta, ya que al haber transformado las diligencias en sumario la competencia de cerrar el caso era de la Sala de lo Penal.

FRENO Y MARCHA ATRÁS

El magistrado, que da marcha atrás dos días antes de que se cumplan 33 años de la muerte de Franco, se ratifica en cada uno de los argumentos que le llevaron a asumir la competencia para instruir esta causa, pero se inhibe en favor de los juzgados de las localidades en las que se encuentran ubicadas las fosas al constatar que los presuntos autores de las desapariciones que investigaba están muertos, incluido Francisco Franco, informa ABC.

En una resolución calificada de «aberración jurídica» por fuentes de la Audiencia Nacional, Garzón declara extinguida la responsabilidad penal de los miembros de los gobiernos franquistas y de los dirigentes de Falange cuyos certificados de defunción había solicitado.
El editorial de El Mundo sentencia que «chapucero hasta el final, la decisión de Garzón de archivar la causa es procesalmente incorrecta, ya que al haber transformado las diligencias en sumario la competencia de cerrar el caso era de la Sala de lo Penal».

Situándose por encima de las normas y de la voluntad del Parlamento, Garzón vuelve a insistir en su auto en que el Congreso no podía eximir de responsabilidad penal al franquismo y que, por lo tanto, la ley de amnistía de 1977 es nula y debe ser derogada. El juez de la Audiencia se atreve incluso a descalificar grotescamente al fiscal, subrayando que, con una actitud semejante, habrían quedado impunes los crímenes nazis al no haberse podido celebrar el juicio de Nuremberg.

DAÑO IRREPARABLE A LA AUDIENCIA

Dicho con otras palabras, después de movilizar a los ilusos que creyeron posible su disparate, el Garzón tonante hace mutis por el foro y dice lo que ya habíamos anticipado por obvio: que no puede sentar en el banquillo a Franco y que tampoco es competente para abrir fosas.

Su truculenta garzonada, mezcla de soberbia y desprecio a la legalidad, ha acabado como empezó: en el ridículo más espantoso. Lo malo es que por el camino ha hecho un tremendo daño a la Justicia.


NO MÁS VIAJES

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) lanzó ayer un aviso a navegantes al no permitir a Garzón viajar a París -sólo un día- para dar una conferencia. Así lo decidió por unanimidad la Comisión Permanente del órgano de gobierno de los jueces, precisamente el mismo día en el que el juez se declaraba incompetente para investigar las «desapariciones forzosas» de la Guerra Civil y el franquismo.

El Consejo justifica su negativa en el volumen y complejidad de asuntos que se acumulan en el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, del que Baltasar Garzón es titular. Lo cierto es que el acuerdo de los vocales se produce nada más aterrizar Garzón (lo hizo el lunes) de una baja médica de tres semanas tras someterse a una operación quirúrgica. Su recuperación resultó más lenta de lo inicialmente previsto.

Fuentes del CGPJ restaron importancia a esta prohibición y señalaron que se trata de un permiso más de varios que se han denegado, como es el caso de una juez de lo Mercantil que pidió autorización para viajar quince días a Colombia. Dicen esas fuentes que sí ha habido algunas concesiones, pero a los interesados se les ha comunicado que no se les van a conceder más.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído