Francisco Caja: «¿Qué juez se atreve a procesar por desobediencia al consejero de Educación de Cataluña? «

Francisco Caja: "¿Qué juez se atreve a procesar por desobediencia al consejero de Educación de Cataluña? "

Jéssica Nieto (PD).-

Francisco Caja, profesor universitario y presidente de Convivencia Cívica Catalana, pone en evidencia un dato: «El 53% de los catalanes tenemos el castellano como primera lengua, mientras en el Parlament está excluída«. Una imposición linguística que tiene su exponente más claro en los medios públicos catalanes y en la política educativa.

La última del tripartito con la lengua: La máquina traductora que se equivoca.

Es una anécdota insignificante que está de actualidad. Lo más grave es lo que sucede ordinariamente, es decir, hay cuestiones mucho más importante, como el régimen totalitario que sufrimos los ciudadanos catalanes al imponerlos obligatoriamente el uso de una de las dos lenguas que hablamos, es una situación completamente incompatible con un régimen democrático.
Lo de la maquina traductora que se equivoca es simplemente la punta del iceberg, una mera anécdota en comparación con el resto.

¿Han conseguido ustedes frenar el acorralamiento del español en Cataluña, aunque sea un poco?

Evidentemente, la labor de resistencia de Convivencia Cívica Catalana, y de otras entidades e incluso algunos partidos, ha detenido y ha construido una protección para muchos de nosotros, evitando que la cosa haya ido a mayores en Cataluña. En ese sentido, la labor del movimiento cívico ha sido relativamente eficaz.

¿Cómo está el tema de la lengua en la universidad catalana?

Los reglamentos de uso del catalán en las diferentes universidades de Cataluña, en unas más y en otras menos, primero impone el conocimiento del nivel C de catalán para desempeñar la función de profesor, lo que es absolutamente inadmisible y conduce a la ruina y a la endogamia de las universidades catalanas.
Esto significa que se valora como condición absoluta el conocimiento del catalán frente al conocimiento de la materia a impartir. Por ejemplo, si se presentan a un concurso un premio Nobel que no sepa catalán y un becario que si lo sepa, la preferencia para obtener la plaza es del becario con conocimientos de catalán antes que del premio Nobel. Esto conduce a la ruina de las universidades.
Por otra parte, mucha de las materias, especialmente en algunas carreras, se imparten exclusivamente en catalán, es decir, no está garantizado el poder estudiar en castellano en Cataluña con lo que se crea una situación de absoluta desigualdad y se impide que muchos estudiantes que conocen perfectamente el castellano no puedan acceder a esos estudios en las universidades catalanas. Estas dos condiciones hacen de la universidad catalana un “gueto” para un uso exclusivo de los estudiantes que saben catalán.

¿Esta situación está suponiendo una merma de los estudiantes extranjeros que acuden a la universidad catalana con becas Erasmus?

Sí, y además así lo ha reconocido al menos el Gobierno francés que ha remitido una nota al respecto. De hecho es evidente, que un alumno que tiene que pasar 6 meses en Cataluña y que no conozca el catalán, no solicitará esa plaza en las universidades catalanas.
Se están creando barreras y obstáculos para la libre circulación del saber y eso tenemos que agradecérselo a las autoridades académicas y políticas de Cataluña.

¿Por qué en una comunidad bilingüe es prácticamente imposible escuchar el castellano en el Parlament?

Porque esta lleno de nacionalistas y de partidos nacionalistas, de una manera explícita o implícita, el PSC se ha embarcado en una discriminación de los hispano-hablantes. En Cataluña es característico que la vida política no tenga nada que ver con la vida real, ya que el 53% de los ciudadanos catalanes tenemos como primera lengua el castellano que está prácticamente excluido como lengua del Parlamento de Cataluña, eso indica la falta de representatividad de los parlamentarios con los ciudadanos.

¿Está cediendo la población renunciando a su derecho a elegir la lengua en la que van a estudiar sus hijos para evitarse problemas?

Claro, porque los problemas son muy graves y es lógico que eso suceda. No hay que exigir a la gente que tenga un comportamiento heroico. Si uno solicita por ejemplo, que su hijo estudie en castellano de acuerdo con la Ley de Política Lingüística del Parlamento Catalán, que reconoce que los padres tienen derecho a elegir la lengua en la primera enseñanza, es decir, hasta los 8 años, y el reconocimiento de ese derecho consiste en que el niño está en una clase en la que el maestro habla exclusivamente en catalán y de vez en cuando se dirige a él para proporcionarle una atención individualizada. Evidentemente los padres no quieren que esto suceda y renuncian a ese derecho para que su hijo no se convierta en el “marginado” de la clase.
Los obstáculos que han puesto los gobiernos nacionalistas para el ejercicio de ese derecho de elegir la lengua de enseñanza y que uno quiere hablar, son tan graves que muchos ciudadanos se han adaptado a esa circunstancia. Pero cuando se les pregunta en las encuestas si están de acuerdo con esa situación, responden que no. La mayoría de los ciudadanos en Cataluña, rechaza la actual política lingüística de la Generalitat.
El poder político en Cataluña es tan grande, que consigue torcer la voluntad y los intereses de los ciudadanos. Tenemos un régimen político que no respeta los derechos de los ciudadanos, y eso es muy difícil de solucionar. Por otra parte, los dos grandes partidos nacionales han abandonado a los ciudadanos de Cataluña de la manera más vil y han permitido que el gobierno de la Generalitat vulnere esos derechos y la propia constitución. No han hecho nada por solucionar este grave problema político que sufrimos en Cataluña.

¿Cómo está el tema de la tercera hora de castellano? ¿Sigue la Generalitat incumpliendo la ley?

Sigue incumpliendo el auto que adopta las medidas cautelares y que obliga a aceptarlas, aunque las sentencias no han llegado todavía.
Pero hay que decir una cosa importante, también tiene responsabilidad en esto el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña porque sigue sin ejecutar el propio auto. Esto indica claramente cual es la naturaleza del régimen en el que vivimos, en el que la independencia de los tribunales brilla por su ausencia. Es verdad que han dictado un auto ordenando el cumplimiento de la tercera hora de castellano, pero no han hecho nada para que ese auto se cumpla y es obligación de los tribunales mandar ejecutar las sentencias.
Es decir, aquí hay una responsabilidad política también de los tribunales que no son realmente independientes. ¿Quién se atreve a procesar por un delito de desobediencia ante los tribunales al señor Ernest Maragall? Parece que no hay ningún juez que se atreva a actuar con independencia y a cumplir la ley.

¿En la TV pública catalana se respeta el bilingüismo?

En absoluto, está prohibido expresamente mediante un reglamento el uso del castellano. Hay que tener en cuenta que son 3 canales de televisión pública y que el gobierno catalán subvenciona con dinero público empresas privadas imponiendo la condición de que hablen exclusivamente en catalán.
La propiedad pública de los medios de comunicación es inaceptable en una sociedad democrática, y esta es otra de las armas que explican porque los ciudadanos no reclaman sus derechos. El clima de propaganda política del nacionalismo que crea la televisión pública y las televisiones privadas locales propiedad de los ayuntamientos, configura un panorama donde no solamente está excluido el castellano, sino también la voz de los que reclaman la libertad lingüística.

Para acabar. Tienen ustedes en su página un teléfono para asesorar a los comerciantes en temas lingüísticos. ¿Se ha frenado la persecución a éstos o se les sigue sancionando con fuerza?

Se les sigue sancionado. Está el tema en los tribunales. Nosotros hemos hecho campañas en este sentido y hemos contactado con diversos comerciantes que si están dispuestos a reclamar sus derechos ante los tribunales, aunque algunos se han opuesto a ello.
Es conocido el caso de Manuel Nevot, un comerciante de Vilanova i la Geltrú, que ha reclamado ante los tribunales que le han impuesto una multa lingüística y le han citado para la vista oral dentro de dos años. Es decir, cualquier ciudadano que reclama sus derechos, se encuentra con una justicia absolutamente ineficaz, lenta y que permite que el gobierno catalán actúe en la más absoluta de las impunidades.
Son toda una serie de condiciones que no permiten el ejercicio efectivo de la libertad lingüística que consagran las leyes y la constitución española, que parece que no está vigente en Cataluña.
Todo esto hace desistir a cualquier ciudadano de emprender acciones legales y permiten la impunidad de los poderes públicos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído