Una turba de energúmenos izquierdistas acorrala a Piqué por los vuelos a Guantánamo, pero no a Moratinos

(PD).- La historia se repite. Según la información de El País, la gran mayoría de paradas en España de aviones con presos de Guantánamos se produjeron siendo ministro de Exteriores Moratinos. Pero, una vez leía y canalizada la noticia de PRISA, los jóvenes radicales han vuelto a sacar sus pancartas y han acosado al que fuera ministro en tiempos de Aznar, Josep Piqué. ¿Irán ahora a acorralar a Moratinos? No.

Una turba de energúmenos trataron de acosar a Josep Piqué en la Universidad. Pasaban los minutos y su conferencia no podía dar inicio. El grito más oído: «Asesino». A la hora de las preguntas, una estudiante le dijo al que fuera ministro de Aznar, hoy ya en la empresa privada:

– «¿Cómo pudo usted colaborar con lo de Guantánamo? ¿Es capaz de justificarlo aquí? Es increíble, e imperdonable»

– «Como usted es muy clarividente, seguro que en febrero de 2002 usted habría sabido lo que iba a pasar en Guantánamo después. Seguro que si usted hubiera estado en mi sitio, lo habría sabido».

Y es que la información de El País ha hecho su efecto. El deseado. Josep Piqué había acudido a la Universidad a dar su versión sobre la crisis económica, pero, casi 45 minutos, el ex ministro no había podido empezar porque los insultos de los fanáticos no le dejaban actuar: «Asesino, fascista, criminal de guerra».

Según la información de El País, la mayoría de paradas en suelo español de aviones con presos de Guantánamos se produjo en la época de Zapatero. Eso debería de poner al presidente socialista, que ha hecho de la guerra de Irak uno de los puntales de su política exterior, debería de ponerle a los pies de los caballos. Al menos de los estudiantes. Pero no.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CHANDALES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído