La cabeza de Castro (Pedro) en una bandeja

(PD).- Los municipios de Madrid gobernados por el PP han decidido abandonar la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) después de que su presidente, el socialista Pedro Crespo, alcalde de Getafe, dijera que los votantes de derechas son «tontos de los cojones».

El chabacano y testicular insulto de Castro contra al menos la mitad de los ciudadanos españoles le descalifica para presidir la principal institución del municipalismo, sobre todo en un momento especialmente delicado, cuando los ayuntamientos están enfrascados en el debate sobre la financiación local y el Gobierno ha anunciado el ambicioso plan de inversión pública para las ciudades y los pueblos.

Malamente puede defender los intereses de todos los ayuntamientos quien desprecia de manera tan grosera a la mitad de sus representados. El insulto de Castro no es una simple anécdota de barra de bar ni se puede relativizar, como ayer hizo el PSOE.

Muy al contrario, y dado que el propio Castro no tiene intención de dimitir, como exige un mínimo de dignidad, debiera ser su partido el que le apartara de la presidencia de la FEMP por ética y estética.

En cuando a Getafe, serán sus vecinos los que deberán decidir si desean tener por alcalde a un provecto político que con el tiempo no sólo ha perdido capacidad sino también respeto democrático.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído