Aznar estudia acciones legales contra Pepiño por calificar de «racistas» sus declaraciones sobre Obama

(PD).- No está dispuesto a aguantar los improperios. El ex presidente del Gobierno y presidente de FAES, José María Aznar, estudia acciones legales contra Pepiño Blanco, vicesecretario general del PSOE, por calificar de «racistas» sus declaraciones sobre el candidato electo de Estados Unidos, Barack Obama, en una entrevista publicada en la revista ‘Vanity Fair’.

En el reportaje, Aznar asegura que la victoria de Obama en las elecciones estadounidenses es un «exotismo histórico» y un «previsible desastre económico». Además, dice que George Bush es un «gran estadista» que está viviendo en su despedida de la Casa Blanca «la hora de la ingratitud» de los ciudadanos americanos.

En el comunicado de prensa hecho público la tarde este jueves, el ex jefe del Ejecutivo sostiene que se han malinterpretado sus palabras porque, en su opinión, desde las primeras líneas del reportaje afirma que la victoria de Obama supone «un cambio absolutamente histórico» para Estados Unidos.

«Es la prueba de que el sueño americano todavía existe por mucho que algunos se empeñen en decir que la crisis ha acabado con él. Obama es una persona de raza negra que ha llegado a ser presidente de Estados Unidos, lo que es un cambio extraordinario para ellos».

Según añade, éste «es el verdadero sentido» que quiso dar y da a sus consideraciones sobre el resultado electoral en EE.UU.

«Le felicita por su brillante victoria»

Tras recordar que trasladó a Barack Obama su felicitación por su «brillante victoria» y le deseó el «mejor de los éxitos» durante su mandato, Aznar critica duramente al socialista José Blanco, quien ha afirmado este jueves que califica a Obama como «exotismo histórico» es «reaccionario, racista y desprecia la democracia».

«Sólo quienes tienen una obsesión enfermiza hacia mi persona, pueden confundir el verdadero sentido de mis palabras y tacharlas de racistas, tal y como se recoge en un comunicado enviado por el vicesecretario general del PSOE».

Por eso, dice que ha dado instrucciones a sus abogados para que de manera inmediata estudien emprender todas las acciones legales contra quien ha pretendido injuriarle con tales manifestaciones. Para Aznar, resulta «obvia la burda intencionalidad política» de unas acusaciones efectuadas en relación con un reportaje publicado hace casi un mes, algo con lo que, en su opinión, se trata de «desviar la atención de los problemas reales del país, como lo son los más de tres millones de parados que ya hay en España».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído