ZP, contra las cuerdas, miente sobre sus promesas electorales: «El pleno empleo era sólo un objetivo»

(PD).- ZP comparecía ante los medios, días antes de las elecciones generales, para anunciar que España alcanzará el pleno empleo. Ahora que los parados crecen de forma desmedida dice que no, que sólo era una previsión. Esto y la crisis financiera centraron las primeras preguntas, rayanas en la recriminación, dirigidas al presidente del Gobierno. «Pude equivocarme pero no engañé«. Un ZP acorralado por los ciudadanos en TVE.

«La crisis tiene un principio y un final», ha afirmado el presidente del Gobierno, subrayando «el origen internacional de la debacle financiera» y apuntando a la creación de empleo como uno de sus objetivos principales en el programa «Tengo una pregunta para usted» de TVE.

«La crisis económica está causando un mayor aumento del desempleo en España que en otros países».

Sin embargo, ha apostado por la confianza. «Debemos centrar nuestros objetivos en cuestión de educación y apostar por la formación para mejorar la calidad del empleo», ha afirmado. Además, ha pedido a los parados y a los que más dificultades están teniendo «que no pierdan la esperanza porque vamos a salir de esta situación».

No hubo sorpresa, la primera pregunta, como cabía esperar, tuvo como protagonista a la crisis económica, y el encargado de formularla fue Javier Elvira, un pamplonés de 49 años, que en plena bonanza económica tuvo la idea de crear una empresa.

Y Zapatero comenzó su respuesta pidiendo que no se pierda el espíritu emprendedor y esa actitud que «es fundamental en estos momentos y sobretodo para el futuro».

Pero este tipo de respuestas no parecieron gustar mucho a los entrevistadores, que esta noche estaban más pendientes del «qué hay de lo mío» que de las teorías económicas.

Consciente de ello, Zapatero se vio obligado a hacer un gran esfuerzo para sintetizar, él mismo lo confesó. Pero una crisis financiera no se explica en dos minutos, por mucho esfuerzo sintetizador que se ponga.

Así pues, Zapatero recibió más de una bronca de los entrevistadores que le espetaron: «Lo que yo quiero saber, presidente…», «es que ustedes los políticos son…».

A medida que avanzaba el programa se confirmaba que la economía iba a ser la gran protagonista de la noche. Y dentro de la economía, la falta de trabajo fue el tema central, de hecho cinco de los 100 entrevistadores se encuentran a día de hoy en el paro.

De esta forma, quien no le preguntaba si le iba a dar trabajo el Gobierno si en un futuro se queda en el paro, le sacaba a relucir el fallido pronóstico del «pleno empleo».

Y sin embargo, quién lo iba a decir, pero Zapatero repitió varias veces: «me alegro de que me haga esa pregunta». Y todas las contestó con una gran sonrisa y sin parar de mover las manos, ésas que tanto le dieron qué hacer hace casi dos años en la misma situación.

Otra cosa es si a los «ciudadanos» les gustaron las respuestas. Lo cierto es que algún bostezo que otro se pudo ver entre las gradas mientras Zapatero intentaba explicar cómo el Gobierno respalda financieramente a la Banca para que esto repercuta positivamente en los ciudadanos.

Y en medio de tanta crisis y tanto paro, al menos una persona, Izaskun, una dependienta madrileña con síndrome de Down, ha conseguido colocar su currículum, ¡y nada más y nada menos que en manos del presidente del Gobierno!.

Izaskun comentó que no ve por la tele a ningún trabajador del Congreso de los Diputados con síndrome de Down, comentario que arrancó los aplausos de sus compañeros.

«Sería un honor para mí que trabajes en la Administración Pública», contesto Zapatero. Izaskun vio ahí su oportunidad y no lo dudó ni un momento: «luego te doy mi currículum». El presidente lo recogió al termino del programa.

Nadie le preguntó sobre los precios

A diferencia de lo que sucedió en la primera edición de hace casi dos años, nadie sorprendió a Zapatero preguntándole cuánto cuesta un café, pero sí hubo cuestiones algo apartadas del guión, cuando le preguntaron por qué los ministros no usan coches españoles, sino Audis, a pesar de que el ministro de Industria ha recomendado consumir productos españoles. El presidente respondió que esas casas tienen centros de producción en España.

Sin embargo, tal vez la pregunta más incómoda fue la de Rafael Lafuente, traductor granadino de 29 años que le reprochó que España exporte armas a Israel y le espetó: «¿Tiene idea de cuántos civiles palestinos han matado nuestras armas?». En este punto, Zapatero se mostró convencido de que el armamento «absolutamente insignificante» vendido a Israel «no se ha utilizado para eso».

Con todo, al abandonar los estudios de TVE, Zapatero aseguró que en ningún momento se sintió incómodo y que los ciudadanos fueron «muy respetuosos». Igual que hace dos años, no dio tiempo a contestar todas las preguntas pese a que el moderador, Lorenzo Milá, no dudó en interrumpir al presidente ni a los ciudadanos en múltiples ocasiones para intentar agilizar las respuestas.

Pocas preguntas políticas

También a diferencia de lo que sucedió en 2007, apenas hubo preguntas políticas aunque Zapatero aprovechó una de ellas para asegurar que le gustaría que hubiera más consensos en política, no sólo con el PP sino con todos los partidos.

Un hombre jubilado, procedente de Getxo, pidió a Zapatero que diga qué ha hecho mal y de qué se arrepiente. El presidente afirmó que en esta Legislatura habría que esperar, porque lleva poco tiempo, para hacer autocrítica y poder apuntar cuál es su mayor error, aunque admitió que cometerá errores y destacó que la oposición y los ciudadanos estarán ahí para recordárselo.

Si citó, sin embargo, lo que considera el error «más grave» que ha cometido desde que es presidente, el haber afirmado un día antes del atentado de la T-4 en Barajas, que en un año los españoles estaríamos mejor en relación con el terrorismo de ETA. «Fui al Parlamento y lo dije», recordó y añadió que «lo último que puede hacer un político es decir que no se equivoca».

En su última respuesta, Zapatero mencionó directamente a Obama al recordar que sintió «orgullo» cuando éste puso a España y Alemania como ejemplo de liderazgo en las energías renovables.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído