Vejaciones en la academia de los ertzainas

(PD).- Son 14 segundos de una grabación realizada desde un móvil en uno de los dormitorios de la Academia de Policía vasca en Arkaute. Los gritos de «no, no» de la víctima, Iñaki G. M., aspirante a ertzaina de la promoción 19º que cursó estudios entre octubre de 2005 y junio de 2006, evidencian que el denominado «cucharón» es algo más que una broma pesada. «Me bajaron los pantalones y el compañero Eneko Enrique L. de V. se bajó los suyos y empezó a empujar friccionando contra mi zona anal como si me estuviera dando por el culo«.

Mientras uno de sus compañeros le hunde la cabeza en la cama, otro supuestamente le baja los pantalones y calzoncillos. Inmovilizado por varios aspirantes a ertzainas más – participan hasta siete personas en la agresión grabada – y sin posibilidad de escapar, todo queda preparado para que supuestamente Eneko, hoy ertzaina en activo, simule un coito anal, según publica elpais.com.

Si se sube el volumen de la grabación, realizada a escondidas por la segunda persona que ha denunciado haber sido objeto en dos ocasiones del cucharón (Luis Miguel H. C.), se escuchan las risas del resto de agentes. Risas frente a los gritos desgarradores de la víctima. «No, no», repite, mientras el supuesto agresor empuja su cuerpo desnudo de cintura para abajo contra el culo de la víctima simulando un coito anal.

«Me bajaron los pantalones y el compañero Eneko Enrique L. de V. se bajó los suyos y empezó a empujar friccionando contra mi zona anal como si me estuviera dando por el culo».

Tuvieron que pasar 17 meses para que los dos alumnos agredidos – que finalmente no sacaron la plaza – vencieran el «bloqueo mental», la «vergüenza», el «miedo» y «la indignación» que les supuso esa vejación para acudir a la vía penal.

Las dos denuncias penales se formalizaron el 17 y el 25 de enero de 2008. Haciéndose eco de esa sentencia, dictada en julio de 2008, la juez de Instrucción número 1 de Vitoria, Susana Junquera Bajo, que ha investigado las denuncias penales, ha sobreseído provisionalmente la causa abierta contra el presunto agresor y otros once ertzainas (todos en activo) acusados de participar en las tres agresiones, ocurridas en febrero de 2006 y el 20 y 23 de junio.

La juez, que no constata «ningún ánimo libidinoso», reconoce que en el caso de que los hechos pudieran constituir una «falta de vejaciones injustas», la misma habría prescrito porque transcurrieron más de seis meses entre la agresión y la denuncia. El auto fue recurrido ante la Audiencia alavesa.

En una entrevista en El País, la directora de la Academia de Policía de Arkaute, Guadalupe Camino, asegura que «es una broma de muy mal gusto».

P. ¿Usted ha visto el vídeo?

R. Yo sí he visto el vídeo.

P. ¿Qué le parece?

R. Una broma. A ver, una broma de muy mal gusto. Considero que no puede haber un número importante de personas alrededor de esa persona que, si supuestamente estuviese siendo objeto de esas vejaciones, lo hubiesen consentido.

P. Pues eso es lo que aparece en la grabación precisamente. Una persona agredida gritando «¡no!». Los implicados lo definen como una montonera de personas: echarse todos encima de alguien. La «broma de la academia», asegura uno de ellos.

R. Sí, una montonera.

P. ¿Cree que lo que se ve en la filmación es una montonera?

R. No le voy a dar mi opinión. Me remito a lo que dicen los autos judiciales.

P. El agresor tiene los pantalones bajados y en un momento dado se sacude el pene.

R. Yo no veo eso, no lo he interpretado así.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído