Aguirre pide «transparencia» y califica de «indignantes» las filtraciones

(PD).- La presidenta de la Comunidad no se escondió, dio la cara y pidió «máxima transparencia y responsabilidad» para que salga a la luz la verdad de la situación, ya que, a su juicio, «aquí hay unos delitos muy graves». Pero en esta petición de responsabilidad no dejó pasar lo que señaló como «filtraciones indignantes que se están utilizando políticamente».

Publica P. Cervilla en ABC que quizá nunca el tradicional acto de colocación de un retrato a un ex presidente del Senado había congregado en la Cámara alta a un número tan elevado de medios de comunicación, como los que ayer se dieron cita.

Pero la crisis interna del PP de Madrid era razón suficiente para que Esperanza Aguirre, ex presidenta del Senado, desbordara todas las previsiones y este acto, esencialmente de consumo interno y familiar, se convirtió en un punto de atracción informativa.

La presidenta de la Comunidad no se escondió, dio la cara y pidió «máxima transparencia y responsabilidad» para que salga a la luz la verdad de la situación, ya que, a su juicio, «aquí hay unos delitos muy graves». Pero en esta petición de responsabilidad no dejó pasar lo que señaló como «filtraciones indignantes que se están utilizando políticamente».

En este sentido, recordó que la Audiencia Nacional no es un juzgado ordinario y «se ocupa del blanqueo de capitales» o de delitos económicos, cuestiones que el juez «tendrá que esclarecer».

La presidenta de la Comunidad no se anduvo por las ramas sobre la situación del alcalde de Boadilla del Monte y afirmó que éste iba a presentar su dimisión, así como su número dos en el Consistorio madrileño.

Estas declaraciones de Aguirre venían precedidas de otras que había realizado a primeras horas de la mañana, en las que calificaba de «vergonzosa y escandalosa la campaña de desprestigio contra el PP».

La presidenta de la Comunidad se mostró contundente y afirmó que de esta campaña «tendrán que responder quienes están impulsándola».

Para Aguirre, con esta maniobra se trata de poner en cuestión «la seña de identidad» de su Ejecutivo, que, mientras sea presidenta de la Comunidad «será la transparencia y la responsabilidad. Por eso lo que quiero que sepan los madrileños es que nadie va a empañar la transparencia y la responsabilidad que frente a los madrileños tenemos en el gobierno de la Comunidad de Madrid».

Sobre la posibilidad de abrir una investigación interna respondió: «No tengo ni idea. Hable usted con el gobierno».

Pero no sólo fue ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid la que defendió la trayectoria de los populares, sino que la secretaria general, María Dolores de Cospedal, también dio la cara por su partido y aseguró que no van a permitir que haya «personas responsables o no responsables, que estén o no, que tengan que ver o no con el PP, que empañen la trayectoria intachable» de esta formación política.

Además, destacó la actitud de las personas acusadas de supuesta corrupción, afirmando que «tiene bastante gracia» que se critique al PP porque «¿Qué dirían ustedes si no dimitieran? Por que claro, esto de criticar al PP porque una persona dimita y también porque una persona no dimita no deja de tener bastante gracia».

Trabajo en el Congreso

En el Congreso, la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que la moral de sus diputados se mantiene, pese a todo, «muy alta y con una capacidad de trabajo ilimitada». De hecho, señaló que el PP ha presentado 1.799 iniciativas en enero, el mes en que Zapatero se negó a comparecer para hablar de la crisis económica.

«Nos dedicamos al interés general», se defendió.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído