Lo que nos costó la silla de ZP en el G-20

(PD).- Una silla en el G-20 nos cuesta muchos aviones que no se fabricarán, muchos puestos de trabajo que se perderán, uno de los pocos elementos de industria puntera que aún tenía España. Por la foto del presidente sentado en la silla, la producción aeronáutica se va a Toulouse. Una cara imagen.

Si el Gobierno socialista no mueve ficha en las próximas semanas, la industria aeronáutica española corre el riesgo de perder el tren tecnológico y jugar un papel residual en el futuro, con un coste laboral incalculable, según informa ABC.es.

El próximo 1 de abril concluye el proceso iniciado por el consorcio europeo EADS -en el que España posee una participación del 5,5% a través de la SEPI-, para integrar la División de Aviones de Transporte Militar (MTAD) bajo el paraguas de Airbus, el mayor constructor de aviones del mundo con sede en Toulouse (Francia).

La decisión de incorporar lateralmente la MTAD conlleva en la práctica la pérdida del control de la única unidad de EADS dirigida íntegramente por España, heredera de la tecnología desarrollada durante años por Construcciones Aeronáuticas (CASA). Además, la estrategia impulsada con firmeza por el alemán Tom Enders, consejero delegado de Airbus, pone fin a su autonomía contable -en 2008 facturó 3.000 millones de euros-, presupuestaria, estratégica y deja en el aire la viabilidad de 4.500 empleos directos de alta cualificación y otros 40.000 indirectos procedentes de la industria auxiliar. Y sobre todo un futuro prometedor, porque las previsiones para 2020 apuntan a un volumen de negocio de 20.000 millones de euros en este jugoso segmento de la industria militar.

La MTAD engloba las actividades en España de Airbus Military, dedicada a la construcción de aviones de transporte ligeros, medios y pesados de carácter militar, cuyo máximo exponente es el A400M. Su responsable es Carlos Suárez, quien además es presidente de Airbus Military, de EADS CASA, y miembro del comité ejecutivo de EADS.

Pese al relativo poder que ha disfrutado dentro del gigante europeo, la realidad es que la posición actual de Suárez se ha ido debilitando de forma paulatina por su creciente oposición a un proyecto puesto encima de la mesa en otoño de 2008, que por oscuras razones ha cambiado de rumbo sin previo aviso a partir del consejo de administración celebrado por EADS el pasado 12 de diciembre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído