Chaves paga cinco veces más que Camps por un stand similar en Fitur a un empresario condenado

Chaves paga cinco veces más que Camps por un stand similar en Fitur a un empresario condenado

(PD).- ¿Qué va a decir de esto el Partido Socialista? Abierta la cacería contra Camps, el presidente valenciano pone sobre la mesa un dato. Orange Market, la de Correa, fue la adjudicataria del pabellón de Fitur de esta comunidad, pese a que era 10.000 euros más cara que la oferta de otra empresas. El País denunció el escándalo. El pabellón andaluz de Fitur, con los mismos metros cuadrados, costó cinco más que el valenciano y fue contratado por la Junta a un empresario condenado por sus trapicheos en tiempos de Felipe González. ¿Qué explicación va a dar de esto el Gobierno? ¿Va a pedir PRISA explicaciones por este caso del cortijo socialista?

El propio Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana, ha desvelado que el pabellón de Valencia costó cinco veces menos que el de Andalucía, a pesar de que ambos tenían los mismos metros cuadrados, cinco mil. Pero hay más. ¿Quién es el responsable al que la Junta de Andalucía otorgó la realización del pabellón andaluz en Fitur, cuyo coste fue más de 2.600.000 euros? El pabellón de Valencia costó algo más de 600.000, o sea cinco veces menos, según ha informado El Gato al Agua, de Intereconomía.

La empresa contratada por la Junta de Andalucía es Decoestudio S.A. La firma está dirigida por Ignacio Bendito García, un personaje peculiar con un oscuro pasado y un favorecido presente gracias al gobierno del PSOE. Se ha demostrado que este personaje, como responsable de Decoestudio SA, pagó 50 millones de pesetas a Juan Carlos Benito, comisario nombrado por el entonces ministerio de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Felipe González. A cambio, Benito benefició a la empresa de Ignacio Bendito García con la adjudicación de Eurotelecom 90, un certamen del que Decoestudio percibió un total de 428 millones de pesetas.

En el año 2003 tanto Ignacio Bendito como Juan Carlos Benito fueron condenados por el Tribunal Supremo a penas de cárcel e inhabilitación por un delito de malversación de caudales públicos.

Juan Fernando López Aguilar, como ministro de Justicia, conmutó a Juan Carlos Benito su pena por sólo dos años de presión. Mariano Fernández Bermejo indultaría a Ignacio Bendito y conmutaría la pena por otros dos años de prisión.

¿Qué explicación va a dar de esto la Junta de Andalucía?

Éste es uno de los casos que abundan en el cortijo de Manuel Chaves. A todo esto hay que sumar todo lo que sucede en Canal Sur, posiblemente la televisión publica donde la manipulación al servicio del poder y la dependencia del mismo alcanzan cotas que por escandalosas han terminado formando parte de la normalidad cotidiana del régimen. Un manera de actuar a través de dinero otorgado a mansalva a las productoras pro-PSOE.

Para más inri, Canal Sur ha llegado a ser amonestada por falta de rigor, por difundir informaciones de un acusado sesgo en favor de los socialistas y por silenciar de forma deliberada parte de la actividad del PP, PA e IU durante la campaña electoral.

La punta del iceberg de un régimen que dura ya demasiados años y que apesta por encima y por debajo de las alfombras.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído