Bermejo, obligado a dimitir: «No les diré adiós, les diré hasta luego»

Bermejo, obligado a dimitir: "No les diré adiós, les diré hasta luego"

(PD).- El ministro cazador tira la escopeta. Mariano Fernández Bermejo ha tratado como gato panza arriba de seguir en su puesto, pero ante el aluvión que la caía encima y vista la falta de apoyo de sus propios compañeros de Gobierno ha terminado por ceder y dejar el puesto.

Los últimos en sumarse a las críticas al cazador han sido Bono y Patxi López. Una cacería con el juez Garzón y con el jefe de la Policía Nacional que apestaba a rancio. No le ha quedado más remedio. No obstante, ha dicho que no deja la política. Que seguirá sentado en su escaño como diputado.

Trece días después de que Intereconomía haya levantado la liebre -nunca mejor dicho tratándose de cazadores- la cabeza de Bermejo ha rodeado por los pasillos del Ministerio de Justicia. La dimisión de Bermejo se produce después del escándalo político que se ha producido por la participación del ministro en una cacería junto al juez Baltasar Garzón, cuando éste estaba instruyendo un sumario sobre presunta corrupción que afecta a miembros del PP. Bermejo tampoco tenía licencia para cazar en la finca de Andalucía donde se desarrolló la cacería.

Al margen de la cacería en Jaén, entre los problemas que más han desgastado al ministro destaca por encima de todos la primera huelga de jueces de la historia de la democracia secundada el pasado miércoles por aproximadamente un tercio de magistrados, según el Consejo General del Poder Judicial, y dos tercios de acuerdo con los datos de las asociaciones. Además, el año pasado, en plena campaña electoral, los funcionarios de justicia también siguieron un paro y abroncaron al propio Zapatero en varios mítines.

«AQUÍ ME HE VACIADO»

En una rueda de prensa convocada con carácter urgente, Mariano Fernández Bermejo ha anunciado su dimisión. El ministro ha agradecido a su equipo el apoyo y ha asegurado que «ha sido una época apasionante».

«He venido al ministerio de Justicia con un enorme bagaje de ilusión y una enorme vocación de servicio público. Y aquí me he vaciado».

Bermejo, no obstante, ha dicho que no abandona la política, pese a reconocer que «nadie es indispensable«.

«Esa ilusión con la que vine me la llevo al Grupo Socialista a trabajar ahí como diputado».

«Dejo el sitio a otro«, ha dicho Bermejo. Y ha concluido:

«No les diré adiós, les diré hasta luego, porque sigo trabajando por el proyecto socialista desde mi escaño del Congreso».

CRÍTICAS DE LOS PROPIOS SOCIALISTAS

En los últimos días distintos dirigentes socialistas habían mostrado su incomodidad con las actividades privadas del ministro. Este mismo lunes Patxi López aseguraba en una entrevista que no le gustaba ni a él ni a ningún socialista la cacería de Bermejo, posición a la que se ha sumado José Bono. Previamente, el ex-ministro Jerónimo Saavedra había pedido la dimisión del titular de Justicia.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández De la Vega, mostró bastante frialdad a la hora de defender al ministro e insistió en la inoportunidad y el error que cometió por acudir a cazar. Además, De la Vega desautorizó a Bermejo en su idea de reformar la ley para impedir que los jueces puedan hacer huelga, tal y como planteó el ministro el mismo día del paro.

«El Gobierno no tiene como prioridad hacer esa ley».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído