¿Dónde han ido a parar los votos de Batasuna-ETA?… ¡a Aralar!

(PD).- Las elecciones vascas de 2009 son históricas porque son las primeras en que hay una mayoría no nacionalista en el parlamento. Pero también lo son por otro motivo: son las primeras en que ETA no ha podido presentar a una de sus marcas electorales; las primeras en que se cumple la Ley de Partidos. La pregunta es, ahora, ¿dónde han ido a parar esos votos?

Según explica José Carlos Rodríguez en El Imparcial, ETA, que se ha presentado con varias denominaciones, ha logrado concitar el voto de 200.000 vascos. Pero en las anteriores elecciones autonómicas, del año 2005, su marca electoral, Partido Comunista de las Tierras Vascas, no llegó tan lejos, aunque todavía obtuvo 150.188 votos, el 12,5 por ciento del total que le valió 9 escaños. Es interesante conocer, por el desarrollo político del País Vasco, cómo se ha repartido ese centenar y medio de miles de votos.

En las elecciones celebradas este domingo hubo cien mil votos nulos, en concreto 100.900, lo que equivale al 8,8 por ciento del total. Una parte de esos votos, pero no la totalidad, se pueden achacar a Batasuna. Los votos nulos rondan el 1 por ciento habitualmente, por lo que nos quedarían más de 75.000 votos potenciales.

No quiere decir ello que quien no se haya refugiado en el voto nulo haya optado por el voto válido, ya que aún queda la abstención. La abstención ha subido en 2,12 puntos, lo que representa unos 25.000 votos. Pero de nuevo, y especialmente con la abstención, no se puede achacar toda a Batasuna. Quiere ello decir que de los 150.000 votos a ese partido en las anteriores elecciones todavía habrá unos 40.000 o más que podrían haberse decantado por el voto a otras opciones políticas.

El más beneficiado de esos votos tiene que ser el partido que más se identifica con el discurso de Batasuna. Y ese no es otro que Aralar, que es netamente de izquierdas y nacionalista-secesionista, aunque se desvincula de la banda terrorista ETA. De las pasadas elecciones a las actuales ha pasado de 28.180 a 62.214 votos; es decir, que ha ganado 34.034 votos. Así, se puede decir que Aralar se ha llevado no menos de un 85 por ciento del voto batasuno emitido legalmente en las elecciones de primero de marzo. Aralar ha pasado de 1 a 4 escaños.

El resto, una cantidad de en torno a 6.000 votos o más, se habrá repartido entre el resto de opciones nacionalistas. Hay una que, además, es de izquierdas. Es el caso de Izquierda Unida en el País Vasco, EB, que se ha desplomado en las elecciones. No deja de formar parte de un partido español, pese al discurso profundamente antinacional. Y los votantes más clásicos de esta formación han optado en masa por decantarse por los socialistas. Los nacionalistas de izquierdas tienen en Aralar una opción mucho más nítida.

Descartada EB, quedan EA y el PNV. De los dos, EA ha cosechado un auténtico fracaso, ya que su mensaje no tiene una distancia insalvable con el PNV, y sin embargo el voto se pierde menos si se otorga al viejo partido nacionalista. Parte de los 74.000 votos que ha perdido habrán ido al PNV, que ha ganado 50.000. En esos 50.00, además de los del EA, habrán ido a parar nuevos votos de Batasuna.

En términos de asientos en el Parlamento Vasco, Batasuna ha perdido 9 escaños y Aralar ha ganado 3. El PNV ha ganado 8 escaños, mientras que EA ha perdido seis. Esto refuerza el análisis de los votos, que indica que la gran parte del voto de Batasuna se ha perdido en el voto nulo y la abstención, y del resto la gran mayoría ha ido a Aralar y una pequeña parte al PNV y otras opciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído