Patxi López pretende gobernar el País Vasco sin contar con el PP

Patxi López pretende gobernar el País Vasco sin contar con el PP

(PD).- Patxi López ha anunciado que quiere gobernar «en minoría», apoyado por «independientes» y sin recurrir a Antonio Basagoiti, a lo que el PP no ha tardado en responder que si el líder del PSE no cuenta con sus escaños, deberá apoyarse en el PNV para lograr la investidura como lenhendakari. El puzzle sigue vasco sigue sin cuadrar.

El candidato socialista a lendakari, que posa en las fotos con ikurrina en la solapa, bandera vasca en el fondo y sin signo alguno de la bandera española a la vista, asegura que «no entra» en sus planes que el PP se integre en un Gobierno vasco de coalición con el PSE-EE.

Añade, rezumando autocomplacencia, que tiene un Ejecutivo «en minoría casi perfilado», integrado por socialistas e independientes.

En caso de que el PNV retirara la candidatura de Juan José Ibarreche a la Lehendakaritza y propusiera a otra persona, Lóez asegura que mantendrá su candidatura, porque su objetivo es ser lendakari.

En otras palabras: exige a los peperos que, después de haber padecido durante los últimos años un implacable desalojo del poder allá donde habían sido el partido más votado, apoyen en el País Vasco al partido que ha muñido la estrategia de aislamiento de los peperos, forzando pactos con diversas formaciones nacionalistas. Y que lo hagan «por la cara».

Subrayaba este sábado Juan Manuel de Prada en ABC:

«Ya sabíamos que, en la politiquilla española, las «obligaciones morales» son cargas que sólo incumben a la derecha, porque la izquierda está libre de pecado original y, por lo tanto, puede actuar con risueña y olímpica impunidad moral. Pero ahora confirmamos que entre las «obligaciones morales» que se le exigen a los peperos se cuenta la de ser imbéciles y actuar en consecuencia».

ENTREVISTAS EN EL PAÍS Y EL CORREO

En sendas entrevistas en los diarios El País y El Correo, recogidas por Europa Press, López criticó que el presidente del PNV, Íñigo Urkullu, calificara como ‘golpe institucional’ la intención del PSE de gobernar Euskadi y advirtió al jeltzale de que esas declaraciones denotan «poco talante democrático».

«Si Ibarretxe es incapaz de lograr esos apoyos –para el pleno de investidura–, yo estoy perfectamente legitimado para intentarlo», advirtió.

Respecto a la propuesta de bases que el PNV propuso en el encuentro con los socialistas en Sabin Etxea, dentro de la ronda de contactos entre partidos tras las elecciones, López recordó que las bases que ahora defienden los jeltzales son las del PSE.

«¿Quién ha hablado en campaña de un plan de choque anticrisis, de acordar con sindicatos y empresarios, de unidad para combatir el terrorismo…?», preguntó.

PNV-PSE

Cuestionado por la posibilidad de reeditar un Gobierno PNV-PSE, respondió que este ejecutivo «tuvo sentido entonces» pero «ahora no es necesario» porque «el máximo consenso no obliga a que un partido deba ir al Gobierno».

«Un gobierno en minoría no tiene por qué ser débil si tiene bien anclados los apoyos. Su fortaleza se demuestra cuando es capaz de hacer políticas. Y estoy convencido de que un gobierno con lehendakari del PSE va a mostrar fortaleza desde el principio», remarcó.

López también se refirió a las acusaciones jeltzales relativas a que como lehendakari tendría poca legitimidad tras no haber ganado las elecciones; en este asunto comparó la situación del Parlamento vasco con las diputaciones alavesa y guipuzcoana, donde gobierna el PNV a pesar de no haber ganado los comicios forales. «Al final recapacitará -el PNV-«, añadió.

Sobre otras críticas por falta de legitimidad, las relacionadas con la ausencia en el Parlamento vasco de las formaciones ilegalizadas de la izquierda abertzale, el dirigente socialista señaló que no ha oído «decir nada al PNV de que no es legítimo el Ayuntamiento de Bilbao o la Diputación de Vizcaya, donde tampoco está representado ese mundo».

Además, reiteró que «no entra» en sus planes que el PP se integre en el Gobierno aunque apoye su investidura. Asimismo, defendió la legitimidad de este apoyo de investidura del PP y recordó a los jeltzales que es «tremendo» que lo critiquen cuando ellos llegaron a aceptar los votos «del abertzalismo que no condena la violencia» para la elección de Ibarretxe.

En cuanto a su relación futura con el PP, insistió en que «no se va a pagar ningún precio que suponga reeditar un frente», así como que no descarta llegar a acuerdos con los grupos minoritarios.

Interior «de toda confianza»
El candidato del PSE insistió en que «lo único irrenunciable es tener lendakari socialista» para un Gobierno de «socialistas con independientes».

Sobre el nuevo Ejecutivo, que «está casi perfilado», adelantó que pretende «que se concentren mucho las políticas anticrisis, de forma que esté muy bien estructurado, con un mando único, que sea referente en estos momentos». Además, señaló que el consejero de Interior será una persona en la que confíe: «de toda mi confianza», dijo.

Sobre los 25 escaños logrados por su formación, reconoció que esperaba un número mayor de parlamentarios, pero incidió en que el resultado «es histórico y avala el cambio» porque los socialistas han recibido apoyos «de todos los sectores» mientras que PNV «se ha comido a todo EA y a parte de EB».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído