«Estuvo 15 minutos haciendo gestos de que nos iba a pegar, que nos iba a cortar la cabeza»

(PD).- El PP va a «denunciar los hechos por si fueran constitutivos de delito». Todo ocurrió el pasado 6 de marzo en el Pleno de Lora del Río. El suegro de la Concejala de Empleo interrumpió, amenazó de muerte e insultó a los concejales del PP y en especial a su portavoz, Pilar Pasadas. El suegro formaba parte del viaje a Zoersel, en Bélgica, denunciado por el PP. Y que saliera a la luz le sentó como un tiro. Se tendrán que ver la caras en los tribunales.

Muy graves fueron los hechos producidos el pasado día 6 de marzo en el Pleno del Ayuntamiento de Lora del Río. El acto fue interrumpido en varias ocasiones por el suegro de la concejal delegada de Empleo, Ana Rueda, el cual no dejaba de realizar gestos tales como «cortar el cuello», o «que a la salida nos iba a pegar» todo ello elevando el tono y señalando directamente al banquillo del Grupo del PP.

Sin que el alcalde, el socialista Francisco Javier Reinoso, tomara cartas en el asunto ni cortara dichas provocaciones, éste señor sin mediar más palabras se levantó de los asientos del público para dirigirse hacia los bancos del Grupo Popular gritando y exclamando insultos tales como «fachas, fascistas, etc».

A continuación y cuando la situación ya era insostenible el alcalde se vio obligado a parar la sesión e invitó a salir a este señor de la sala. Mientras abandonaba el Pleno, seguía profiriendo insultos, incluso mencionado a familiares directos ya fallecidos de nuestra Portavoz Pilar Pasadas.

Una vez reanudada la Sesión, la hija del alborotador justificó a su padre:

«Yo también sé jugar sucio».

El Partido Popular local ya ha anunciado acciones legales.

Pilar Pasadas, ante estos hechos, ha asegurado:

«Los integrantes del PP de Lora del Río anunciamos la toma de acciones judiciales contra esta persona».

«Denunciamos la actitud de los integrantes del PSOE de Lora del Río que lejos de condenar los hechos incluso lo han llegado a justificar».

Y concluye:

«Alertamos de la posible comisión de un delito por parte del Alcalde al no querer denunciar estos hechos ante la administración de Justicia, pues la autoridad que nos representa como es la figura del Alcalde no puede amparar ni ocultar las posibles acciones delictivas de nadie».

Según explica a ABC Álvaro Fernández, concejal popular en la localidad, en dicho pleno «una persona que estaba en el público llevaba unos 15 minutos haciendo gestos de que nos iba a pegar, que nos iba a cortar la cabeza, insultos y demás. Hasta que se levanta y empieza a insultarnos y amenazarnos en voz alta».

Fernández asegura que el alcalde tardó bastante en callar a esta persona, suegro de la concejala anteriormente citada, según pudieron saber más tarde.

Es más, en el pleno siguiente, el celebrado el pasado martes, el PP solicitó al alcalde por la vía de urgencia que tome medidas o acciones judiciales en defensa de los cuatro miembros de este partido. Sin embargo, Fernández indica que el alcalde no sólo no admitió el caso como urgente, sino que en cierta medida justificó la actuación de este vecino porque han «provocado la situación», reproduce este concejal las palabras de Reinoso.

Por su parte, el alcalde asegura que esta persona tiene problemas depresivos y que incluso ha tenido que ser hospitalizado días después del suceso. Así, asegura que «si en algún momento hubiese visto algún atisbo de riesgo en el pleno habría actuado», pero considera que se está haciendo una «utilización fuera de la lógica de este incidente, aprovechando una circunstancia política determinada».

Esta situación se produce después de que el PP haya denunciado un exceso de gastos en el viaje realizado por dos concejalas del equipo de Gobierno a Zoersel (Bélgica), un municipio con el que Lora del Río está hermanado. A esta visita, además de las concejalas María del Carmen Reyes y Ana Rueda, también acudieron algunos familiares de esta última, entre los que se encontraba el suegro. Tras algunas investigaciones, se comprobó que el Ayuntamiento había abonado 1.105,70 euros a la concejala María del Carmen Reyes por un pago que realizó con su tarjeta particular, pero sin justificar el concepto. Poco después, según pudo saber el PP, la concejala se había visto obligada a devolver dicho dinero. A esta denuncia se suma la contratación de un autobús por un importe de 513,60 euros para trasladar desde Lora hasta el aeropuerto de Sevilla a las ocho personas que viajaban.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído