El arma secreta de Garzón

(PD).- «Cuando llegue a España hablaré y a lo mejor hasta me dicen que me calle» ¿Qué hay detrás de esta amenaza del juez estrella? ¿Por qué el CGPJ no ‘mete mano’ a Baltasar Garzón pese al daño que está haciendo a la Justicia? El juez más viajero de España no tiene escrúpulos. Al PSOE de ‘Míster X’ le hizo pagar caro el desprecio por no hacerle ministro; ahora ha hecho méritos con ZP atacando al PP. Si no se ve satisfecho, dicen los que le conocen, se volverán a acordar de él. Y tiene un as en la manga que el Gobierno teme: el chivatazo de la Policía a ETA en el bar Faisán. ¿Qué pide Garzón para no activar el caso?

El famosísimo magistrado ha sabido colocarse para que caigan en sus manos los casos que le puedan servir políticamente. Y no sólo el PP le teme. Tras toda la polvareda levantada por su falta de trasparencia a la hora de declarar sus cotizadísimas conferencias y clases en universidades nacionales y extranjeras, Garzón -que se encontraba en ese momento en otro de sus viajes- dijo que «Cuando llegue a España hablaré y a lo mejor hasta me dicen que me calle».

Una amenza en toda regla que muchos han coincidido en calificar de intolerable. Pero, ¿a quién? ¿Al PP? ¿Al PSOE? ¿A los miembros del Consejo General del Poder Judicial? ¿A todos?

Garzón, en su dilatada carrera como juez estrella, ya ha acreditado sobradamente su falta de escrúpulos a la hora de utilizar los sumarios que caen -o él hace que caigan- en su archiconocido Juzgado de Instrucción Número 5 de la Audiencia Nacional.

El caso ‘Gürtel’ contra el Partido Popular ha sido sólo uno más de los que Baltasar Garzón ha hecho una desastrosa e interesada instrucción para utilizarlo en contra de unos para hacer méritos con otros. No obstante, el PSOE sabe bien que en el juzgado de Garzón está el caso del bar Faisán. Éste es un asunto tremendo para la Policía, y que afectaría directamente a Alfredo Pérez-Rubalcaba. Fue -segun todos los indicios- uno de los máximos responsables quien telefoneó directamente para que alertasen a los cobradores, desmantelando así la operación contra ETA que estaba a punto de efectuarse.

La Guardia Civil, cruzando números, realizó un informe donde se puede deducir quién llamó a quién y cuándo. Bastaría simplemente con activarlo.

El Gobierno sabe bien que si no le apoyan en sus aspiraciones, Garzón tirará de este asunto.

GARZÓN QUIERE PRESIDIR LA AUDIENCIA

Ahora sólo falta saber qué es lo que pide el famoso juez a cambio de que el caso del bar Faisán siga durmiendo en su despacho el sueño de los justos. En principio la Comisión de Calificación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) entrevistará el próximo martes al juez de la Audiencia Nacional para que defendiera su candidatura a la Presidencia de la Audiencia Nacional. Las comparecencias del resto de candidatos se realizaron el pasado jueves, si bien la de Garzón se tuvo que aplazar debido a que el magistrado disfrutaba ese día un permiso de viaje a Guatemala.

Garzón se verá las caras con otros diez candidatos, entre ellos el actual presidente en funciones, Carlos Lesmes, el presidente de la Sala de lo Penal de este órgano, Javier Gómez Bermúdez, y también el magistrado del Tribunal Supremo, Ángel Juanes.

Después de varios trámites, tres candidatos llegarán al Pleno, previsiblemente el del próximo día 26, donde saldrá elegido el nuevo presidente de la Audiencia. El Pleno de este organismo está formado a imagen y semejanza del Parlamento. Ahí el PSOE podría apoyar al juez estrella. O verse obligado a apoyarle.

Hay otras voces que aseguran que lo que Baltasar Garzón solicita es un sillón en el Consejo de Ministros.

LA ‘RABIETA’ CONTRA MÍSTER X

En 1993 el juez Garzon se presentó detrás de Felipz González en las listas del PSOE por Madrid. El famoso juez prestó su nombre a la campaña del Partido Socialista para limpiar su imagen de los innumerables casos de corrupción. Al quedarse sin un puesto relevante, con Felipez González de nuevo en el poder, Garzón dejó el PSOE para volver a su juzgado.

Desde allí investigó el caso GAL en el que estaba metido el PSOE e incluso encarceló a algunos ministros y a otros cargos políticos. Una rabieta del famoso juez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído