Un cargo de Trillo: Nadie planteó no entregar los cuerpos no identificados

(PD).- El ex jefe del Estado Mayor de la Defensa Félix Sanz Roldán (2004-2008) ha explicado en el juicio sobre el Yak 42 que el ex jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra el general Luis Alejandre le comentó que después del accidente, en el que fallecieron 62 militares españoles, mantuvo una reunión en el Ministerio de Defensa en la que advirtió de que «no todos los cadáveres estaban identificados». Sin embargo, el jefe de Gabinete de Trillo niega que fuera así.

Sanz Roldán no recuerda si le dijo la fecha exacta de la reunión, pero «tuvo que ser antes del funeral» celebrado el 28 de mayo de 2003, ya que en aquel encuentro Alejandre le explicó que propuso entregar a las familias sólo los cadáveres correctamente identificados. Planteó que el resto se trasladara a un tanatorio para su «posterior identificación».

Sin embargo, otro de los testigos que ha comparecido este jueves en la Audiencia Nacional, el entonces jefe del Gabinete del ministro de Defensa, Manuel Ramón Bretón Romero, que sí que estuvo en la reunión a la que se refería Sanz Roldán, asegura que «no oyó al general Alejandre decir eso» en alusión a las dudas sobre las identificaciones. «No recuerdo absolutamente nada de eso», ha subrayado este cargo de Trillo.

En esa reunión del Consejo de Dirección del Ministro de Defensa celebrada en la tarde del 27 de mayo de 2003, en la que estuvo presente el entonces ministro de Defensa, según Bretón Romero, se fijó el funeral para el día siguiente sin concretar la hora porque se estaba «a expensas» de las labores de identificación de Turquía. «La idea era hacerlo cuanto antes, en cuanto dispusiéramos de los cuerpos».

La Audiencia llama a declarar al general Alejandre

Ante los testimonios contradictorios de Sanz Roldán y Bretón Romero, la defensa del general Navarro, el principal acusado del error de 30 de las 62 identificaciones de los fallecidos, ha solicitado la comparecencia del general Luis Alejandre.

La Sala, presidida por Gómez Bermúdez, ha citado a Alejandre para declarar el próximo 31 de marzo.

Según ha explicado Sanz Roldán, que fue nombrado jefe del Estado Mayor de la Defensa un año después del accidente, mantuvo la reunión con Alejandre para hablar de otros temas el 29 de junio de 2004 y que, en el transcurso de la conversación, le hizo el «comentario» sobre la reunión del 27 de mayo de 2003, aunque el ex jefe del Ejército de Tierra no le precisó la fecha.

Sanz Roldán decidió entonces elevar un informe al entonces ministro de Defensa, José Bono, explicándole lo que le contó el general Luis Alejandre sobre los problemas en las identificaciones, que El País publicó el pasado miércoles.

Preguntado sobre si Alejandre calificó de «aberrante» la entrega de cadáveres sin identificar, Sanz Roldán ha afirmado que «no le consta» de que utilizara ese calificativo ni verbalmente ni por escrito.

Trillo elude contestar sobre el juicio

El portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, ha eludido pronunciarse sobre si tenía conocimiento o no de que algunos cadáveres no estaban identificados antes de ser repatriados, cómo han revelado algunos testigos en el juicio sobre el accidente del Yak-42, que se celebra esta semana en la Audiencia Nacional.

A su entrada a la Comisión de Justicia del Congreso, donde comparecía por primera vez el nuevo ministro de Justicia, Francisco Caamaño, Trillo se ha limitado a contestar, a preguntas de los informadores: «Creo que ahora es la comparecencia del ministro de Justicia, del nuevo ministro de Justicia»

Treinta sin identificar

Los testimonios de la sesión del miércoles pusieron de relieve que el Ministerio de Defensa metió prisa por repatriar los cadáveres a pesar de que se conocía que 30 de los 62 cadáveres estaban sin identificar.

Así lo advirtió, por ejemplo, el comandante auditor jurídico militar Alberto Ruiz de los Paños que ha explicado en la Audiencia Nacional como informó al Ministerio de Defensa de que no estaban identificados todos los cuerpos cuando llegó a Madrid el día 28 de mayo de 2003, dos días después del accidente.

Ruiz de los Paños acudió a Turquía como miembro de los servicios jurídicos del Ministerio. Su testimonio contradice al del principal acusado, el general Vicente Navarro, que aseguró que él identificó a todos los fallecidos y que el problema estuvo en la entrega de los cuerpos por parte de los turcos.

Los otros dos acusados, el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez, aseguran que el mismo Navarro les dijo que volvían a casa porque todos los cuerpos estaban identificados.

Traer los cuerpos «cuanto antes»

En la segunda sesión del juicio que se celebró el miércoles en la Audiencia Nacional puso de relieve que había prisa por traer los cuerpos a España. El general Beltrán, que coordinó de la operación de la repatriacion, explicó que el entonces ministro de Defensa Federico Trillo le dijo que se encargara de la coordinación de los vuelos para traer los cadáveres «cuanto antes».

Un capitán enfermero que participó en las tareas de identificación también aseguró que les dijeron que había que «darse prisa para enferetrar» para llegar al funeral de Estado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído