¿Dónde trabajan los diputados cuando no están en el Congreso?

¿Dónde trabajan los diputados cuando no están en el Congreso?


(PD).- El sueldo de los diputados es quizá la única cuestión que apenas suscita polémica o debate alguno en el seno de las Cortes y en cambio genera recelos entre la mayoría de la ciudadanía. Y con razón: 6.000 euros al mes de partida, viajes gratis, pensiones máximas, cotizaciones hasta la jubilación, vacaciones eternas, pagas para cónyuges y hasta la posibilidad de trabajar además en otra cosa.

«No podemos seguir así. La crisis es dura, las familias lo están pasando mal y los diputados damos la impresión ante la sociedad de que no trabajamos mucho, cobramos muy bien y encima tenemos otros ingresos extra gracias a otras actividades fuera del Parlamento».

Quienes se confiesan así son parlamentarios, pero esa queja no se traduce en medida práctica alguna. Sólo 90 parlamentarios se han negado a votar el informe de la Comisión del Estatuto de los Diputados que autoriza actividades privadas a sus compañeros.

INICIATIVAS PARA LA GALERÍA

La votación era secreta, sólo con presencia en el hemiciclo de los diputados y sin cámaras. El resultado ha sido que 246 han votado a favor, 43 que no y se han abstenido 47. Es imposible identificar el origen de los votos porque es secreto, pero el resultado es significativo porque el dictamen que salió de la Comisión del Estatuto fue aprobado por unanimidad y sólo con el voto particular de Gaspar Llamazares, diputado de IU.

Es decir, necesariamente no ha sido apoyado por algunos diputados de los grupos mayoritarios.

El informe se refiere a actividades de 79 parlamentarios, la mayoría de ellos para ejercer funciones que son prolongación de su cargo de parlamentario, como conferencias, tertulias o clases en la universidad. Pero hay otros que es para ejercer como abogados. Hay tres casos particulares y polémicos, todos del PP: Fernando López Amor, José María Michavila y Ángel Acebes.

PSOE e IU, con apoyo de José Bono, han presentado iniciativas para hacer transparente el informe y que el Congreso pueda investigar si se cumplen las declaraciones. Ahora no existe esa posibilidad y el dictamen es secreto.

Actualmente, sólo 78 de los 350 diputados del Congreso (el 22%) tienen dedicación exclusiva.

Del resto, 154 son conferenciantes, tertualianos, colaboradores de medios de comunicación, profesores a tiempo parcial, patronos o miembros de fundaciones sin ánimo de lucro, «cuyas actividades pueden ser una extensión de su condición de diputado».

El PP se queja a Bono

Soraya Sáenz de Santamaría elevó el pasado martes al presidente de la Cámara, José Bono, una queja por la divulgación del dictamen sobre actividades privadas extraparlamentarias de los diputados, especialmente los ‘populares’.

La propia dirigente ‘popular’ informó de que el presidente del Congreso le comentó que él es el primer interesado en que no se filtren este tipo de informes –como garante de la reserva de este tipo de documentos– y le aseguró, además, que habría que buscar fórmulas para evitar una situación similar en el futuro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído