El dinero secreto de la ministra Garmendia

El dinero secreto de la ministra Garmendia

(PD).- Decide qué Universidad imparte qué materias. Depende del Ministerio de Ciencia y Tecnología y su presupuesto es de 12 millones de euros. La ANECA está compuesta por más profesores que catedráticos, por varios miembros del mundo universitario catalán y por algún socialista. Sus criterios son todo un misterio. O no.

Según cuenta la revista Época, Cristina Garmendia ha convertido en cuestión de fe el complejo proceso de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, más conocido como el plan Bolonia.

“Confiamos en que las agencias de calidad aprueben titulaciones que son homologables”. Así describe la ministra de Ciencia e Innovación a la ANECA, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación que, en principio, trabaja en coordinación con las pocas agencias de calidad autonómicas que existen.

Este organismo es quien decide en última instancia qué titulaciones pueden impartir según qué universidades, esto es: dictamina qué comunidades autónomas tendrán mayor población universitaria y, por tanto, mayor inversión y mejores recursos.

Los criterios que aplica la Aneca son calificados de muy poco transparentes. De acuerdo con ellos, por ejemplo, la universidad politécnica de Cartagena puede implantar estudios de Arquitectura, la de Murcia puede enseñar Farmacia y la Universidad Rey Juan Carlos puede abrir una facultad de Medicina; pero, sin embargo, otras dos solicitadas en Madrid se han denegado, mientras que Cataluña sí puede abrir tres.

Por cierto que de Cataluña son varios de los integrantes de la Aneca. De Barcelona es su directora, Gemma Rauret, catedrática, ex directora de la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Cataluña.

El presupuesto, ¿por qué?

Para definir a este organismo dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, valga esta reflexión: se denuncia que sea “imposible” conocer datos como las retribuciones, su presupuesto o los viajes que ha realizado la dirección; se asegura que la Agencia es un “tribunal inquisitorial” que ha emprendido una “depuración ideológica” en la universidad.

¿Acertadas? Las críticas las hicieron durante la séptima legislatura, el PSOE e Izquierda Unida. Las primeras son de Jaime Lissavetzky, hoy secretario de Estado para el Deporte, entonces diputado socialista. Y sus reflexiones bien podrían aplicarse a la actual Aneca.

Los datos que a continuación se detallan no han sido facilitados por la agencia, que responde que “no entiende el interés por conocer su presupuesto”.

«Guerra, si esto no se arregla»

Ni los estudiantes ni muchos catedráticos están de acuerdo con cómo el equipo de Cristina Garmendia está llevando a cabo el proceso de adaptación al plan Bolonia. Las manifestaciones se suceden en las principales ciudades desde hace meses, en tanto que la titular de Ciencia y Tecnología asegura que el plan seguirá adelante y ofrece diálogo.

Ofrecimiento que contrasta con sus escasas comparecencias públicas y los disturbios ocurridos en la Universidad de Barcelona la pasada semana, que han llevado al resto de estudiantes a decir frases como ésta: “Queremos expresar nuestra solidaridad con los compañeros represaliados por la causa del movimiento estudiantil”. Impensable.

José Montilla, presidente de la Generalitat, explicó que no podía permitirse que “una minoría radical” se apropiara del espacio público.

Le desmienten el centenar de catedráticos, profesores e investigadores de veinticuatro universidades públicas, que han suscrito “plenamente” los planteamientos anti Bolonia de los estudiantes en un manifiesto.

Y dicen: “La sociedad española debe saber que, lejos de tratarse de energúmenos antisistema, son los únicos miembros de la comunidad universitaria con la lucidez, la responsabilidad (…) de defender las condiciones de existencia de un verdadero sistema de enseñanza superior”.

Más información en la revista Época.

TIENDAS

TODO DE TU TIENDA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas de tu tienda online favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído