Leguina acusa a Zapatero de «saquear» España

(PD).- Joaquín Leguina carga una vez más en su blog personal contra ZP. En esta ocasión acusa de «saquear» el Estado con el controvertido asunto del agua. El ex diputado socialista critica que haya convertido el agua «en bandera para crear banderías«.

Leguina, quien además de ser doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, en Demografía por la Sorbona de París, estadístico Facultativo del Estado y
funcionario de Naciones Unidas en Santiago de Chile hasta el golpe de Estado contra Salvador Allende, antes de convertirse en el primer Presidente de la Comunidad de Madrid, considera a Zapatero un chisgarabís.

No es extraño, por tanto que considere una insensatez que el Ejecutivo socialista haya propiciado que se pase de «el agua es de todos» a «el agua es mía y me la quedo yo». Una consigna, sobre la que ironiza en su blog, subrayando que es «mucho más adelantada y progresista».

En un artículo publicado este jueves en su blog califica la política hidráulica impulsada por el Gobierno socialista de «despropósito» y acusa a Zapatero, de «saquear» el Estado y de iniciar un viaje «disparatado» hacia «la rebatiña demagógica».

En sus propias palabras, este viaje «disparatado» hacia «la rebatiña demagógica» ha convertido el agua «en bandera para crear banderías» bajo «la mirada irresponsable» de unos gobernantes a quienes el Estado «parece importarles una higa».

Así pues, el ex dirigente socialista se lamenta de que, tras dos planes hidrográficos nacionales –uno impulsado por el PSOE y otro por el PP–, Zapatero llegue con su «España plural» y, «sin más trámite», decrete que los trasvases son «reaccionarios y, «lo que es más disparatado», las desaladoras «progresistas» y que las cuencas pueden transferirse».

«El nuevo Estatuto de Andalucía expropió al resto de los españoles la cuenca del Guadalquivir; el Ebro se lo quedó Aragón y, ahora, Castilla-La Mancha, a través también de su Estatuto, pretende decretar motu proprio el final del trasvase Tajo-Segura».

Finalmente, Leguina cree que hace algunos años hubiera sido «inconcebible «que un Gobierno de España, «y más si era de izquierdas», hubiera propiciado «un desmantelamiento del Estado» como el que, a su juicio, se está asistiendo con Zapatero a propósito del agua.

«Lo diré claro: una izquierda, tan nueva como la actualmente reinante, que propicia o permite tales saqueos del Estado, será nueva, pero no es de izquierdas ni por el forro».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído