La vida padre del señor diputado

La vida padre del señor diputado

(PD).- Recién acaban de regresar de sus casi dos meses de vacaciones de Navidad y ya se preparan para colgar de nuevo el cartel de «cerrado» en sus escaños porque se van de Semana Santa. Y no es que cobren poco. El salario mínimo de un diputado es de 3.996 euros al mes, que puede llegar a los 6.500 por otros conceptos. Y encima, casi las tres cuartas partes de los diputados (250 sobre un total de 350) cobran dinero al margen de su retribución del Congreso.

Sólo 84 diputados tienen dedicación exclusiva y afirman vivir de lo que cobran como «padres de la Patría»`. Eso está recogido en un dictamen, aprobado por ellos mismos el pasado jueves. A puerta secreta, sin luz ni taquígrafos, porque algo de vergüenza les debe dar la vida padre que se pegan y los sueldazos, negocietes y chollos que tienen.

Gastos de representación o de libre disposición, ayudas para el alojamiento o para el transporte, dietas, pensiones, cotizaciones a la Seguridad Social sin límite temporal tras abandonar el Congreso, pagas millonarias para cónyuges viudos o hijos huérfanos, y hasta ordenadores a precio de ganga son algunos d elos privilegios que tienen nuestros diputados.

Como subraya Fernando Garea en El País, la opacidad con la que los diputados han tramitado este asunto ha tejido un manto de sospecha sobre la procedencia del dinero que ingresan.

EL SUELDO RASO Y LOS CHUPETINES

De entrada, todos los diputados tienen derecho a un sueldo base mensual de 3.126 euros brutos, a los que se añaden 1.823 más para los que son elegidos fuera de Madrid (315 parlamentarios en total) y 870 para los que representan a la capital de España. A partir de ahí, las retribuciones mensuales pueden llegar hasta los 15.679 euros al mes (2,6 millones de pesetas) en el caso del presidente de la Cámara baja, de los cuales 10.730 euros corresponden a distintos pluses.

Desde el máximo responsable del Congreso los sueldos disminuyen desde los 8.274 euros mensuales de cada uno de los seis vicepresidentes, a los 7.721 de los cuatro diputados que ejercen como secretarios de la mesa.

Los portavoces de cada partido añaden a su sueldo base y ayuda por alojamiento otros 3.030 euros, mientras que sus adjuntos reciben 2.318. Pero los pagos por el trabajo realizado no
quedan ahí.

Los presidentes de cada una de las 23 comisiones, como las dedicadas a educación, economía, pesca… añaden 1.590 euros a sus 4.949 básicos; los vicepresidentes de las mismas comisiones, otros 1.162; y los secretarios, 775.

Los portavoces de cada partido y adjuntos en cada una de las citadas comisiones cierran el reparto sumando a su sueldo 1.162 y 775 respectivamente.

Más de la mitad de los diputados ven así como su nómina engorda por ser elegidos para alguno de los cargos existentes en la Cámara, pero tanto ellos como los que únicamente pueden lucir en su tarjeta la tarea de parlamentario todavía tienen otros privilegios de los que sacar una notable rentabilidad.

Por ejemplo, todos los diputados ven cubiertos sus viajes por territorio nacional, ya sea en barco, tren, avión o automóvil de alquiler. El Congreso paga directamente a las compañías, por lo que sus señorías no tienen nada que desembolsar previamente.

Los que prefieran moverse en su propio coche serán compensados con 0,25 euros por kilómetro recorrido, y a los que utilicen el taxi para desplazarse por Madrid se les facilitará una tarjeta con 250 euros mensuales.

Por cada día que pasen en el extranjero en representación de la Cámara, los diputados serán compensados con 150 euros y 120 si el desplazamiento se realiza en España.

ACTIVIDADES PRIVADAS Y PÚBLICAS

Los informes diferencian entre las actividades privadas y las públicas. Entre estas últimas se incluyen los cargos orgánicos en los partidos, la pertenencia a patronatos de fundaciones o los cargos en ayuntamientos.

Y cobran por casi todo. Incluyendo las tertulias en medios de comunicasción, siempre que estos no sean públicos, y eso que parece parte de su trabajo trasladar a los ciudadanos sus ideas, tesis y posturas.

Entre los diputados que admiten ejercer actividades privadas, hay 35 abogados. Para todos ellos consta también expresamente la limitación legal de no contratar con Administraciones públicas.

En el hemiciclo hay 50 concejales y alcaldes. La ley les obliga a elegir entre el sueldo del Congreso y el del ayuntamiento, y ellos suelen decidirse por el más abultado. Pero quienes se decantan por el del Congreso mantienen las dietas por asistir a los plenos municipales y, en algunos casos, los gastos de representación.

Otra actividad a caballo entre lo público y lo privado es la de los miembros de asambleas generales de cajas de ahorros y a los de las sociedades creadas por estas.

En el listado hay un árbitro de tenis, Gabriel Mato, y un diputado que recibe la pensión de ex comisario europeo, Pedro Solbes. Tres diputadas cobran pensión de viudedad; uno tiene invalidez permanente y absoluta y es alcalde de Don Benito (Badajoz) y otro tiene pensión de gran invalidez.

LISTA COMPLETA CON LAS ACTIVIDADES EXTRAPARLAMENTARIAS DE LOS DIPUTADOS

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído