ZP, hace seis meses: «España tiene el sistema financiero más sólido de la comunidad internacional»

(PD).- Lo ha avisado Cristóbal Montoro: «Tenemos que advertir a la sociedad española que la intervención del Banco de España no será la última.» Caja Castilla-La Mancha ha recibido una inyección de 9.000 millones de euros para evitar la quiebra. El Gobierno asegura que es excepcional, ¿pero será la última intervención? ¿Cómo creer a ZP cuando tan sólo hace seis meses decía en Nueva York aquello de que «España quizá cuenta con el sistema financiero más sólido de la comunidad internacional»?

Eran los últimos días de septiembre. El presidente del Gobierno español aprovechaba su visita a Nueva York, donde había acudido para participar en la reunión de Alto Nivel sobre Objetivos de Desarrollo del Milenio y de la Asamblea General de Naciones Unidas, para explicarle a empresarios estadounidenses la situación económica española.

«España recuperará pronto la senda de su crecimiento potencial», decía con su optimismo patológico Zapatero.

Según el presidente, el crecimiento va a ser posible gracias, entre otros factores, a las cuentas públicas saneadas y a que «quizá cuenta con el sistema financiero más sólido de la comunidad internacional».

Seis meses después de este mensaje, el Consejo de Ministros, se reúne de forma extraordinaria para aprobar un Real Decreto de Ley para la concesión de un aval, de hasta 9.000 millones de euros, con fondos del Tesoro para permitir al Banco de España financiar a Caja Castilla La Mancha (CCM).

El Banco central había intervenir la entidad financiera ante los problemas de liquidez que está afrontando. Aún así, el Gobierno quiere enviar un mensaje de tranquilidad a los españoles y Solbes afirma que CCM es solvente, que no tiene «ningún agujero financiero» y que los ahorros de los clientes están garantizados.

El ministro de Economía ha insistido en que «no hay ninguna otra entidad» en las mismas «circunstancias», aunque añadió que «nadie es inmune a largo plazo». El PP y muchos expertos aseguran que «es sólo la primera».


¿CUÁL SERÁ LA SIGUIENTE?

La banca española ha sido una de las que mejor ha soportado el primer embate de la crisis financiera. Cuando la mayoría de bancos internacionales presentaban pérdidas millonarias, los bancos y cajas españoles seguían registrando beneficios, según informa Expansión.

Pero eso fue en la primera fase, cuando la causa de las pérdidas en empresas financieras era la exposición a activos tóxicos que se habían contabilizado fuera del balance de las entidades. Esta práctica estaba prohibida en España y, por tanto, los bancos españoles no contaban con esa clase de activos en su propiedad. Pero tenían otros, que son los que están aflorando en la segunda fase de la crisis financiera: la fase de la contracción económica, el incremento del paro y la subida de la morosidad.

Los bancos y cajas españoles cuentan con más de 300.000 millones en préstamos concedidos a promotores inmobiliarios, una industria en pleno shock, tras muchos años de bonanza irracional. Lo que fue el filón de enriquecimiento y mejora de condiciones de vida de muchos empresarios y trabajadores, se ha convertido ahora en un foco de morosidad y destrucción de empleo. Y quienes prestaron dinero a ese sector están viendo como cada vez es más difícil recuperarlos.

Créditos por valor de 300.000 millones de euros suponen mucho dinero por devolver, sobre todo en un sector prácticamente cerrado por derribo. Solamente las entidades más fuertes sobrevivirán. Las que no han sabido manejar su exposición al sector inmobiliario se verán abocadas a una absorción por parte de otra más saneada o bien a una intervención directa por parte del Banco de España. Abróchense el cinturón, que vienen curvas, concluye este diario económico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído