Vidal: «ZP ha designado a Sinde para que le escriba un guión para seguir rociando ‘mentiras y gordas'»

(PD).- El nombramiento de la nueva ministra de Cultura no le ha traído a ZP más que disgustos. Y no lleva en el cargo ni una semana. La titiritera de la ‘ceja’ Ángeles González-Sinde ha sido la elegida para sustituir a César Antonio Molina en el departamento que reparte los cuartos entre los artistas, para que maneje como mejor convenga. César Vidal, en la cresta de la ola de la actualidad estos días, hace un análisis demoledor de la última aportación al arte de Sinde (-scargas). Y tiene una idea de por qué ha sido la escogida…

César Vidal no ve cine español, con excepciones. Pero no se ha podido resistir a la última obra en la que ha participado como guionista la nueva ministra de Cultura:

«La semana pasada, vi «Mentiras y gordas», la última película de la actual ministra de cultura. De entrada debo decir que no sé si se puede afirmar que la citada película tenga siquiera guión. A decir verdad, no lo parece y, de hecho, la cinta sólo adquiere visos de contar con alguna coherencia narrativa a cinco minutos del final».

Sigue Vidal en su artículo de La Razón:

««¿Y de qué trata?», se preguntarán ustedes. Pues se reduce a una sucesión cansina de escenas de drogadicción y sexo protagonizadas por algunos de los jovencitos de moda en las series de televisión. Aclaro para que nadie se llame a engaño que las escenas de cama -dos chicos con chica, chico y chica en el retrete de una discoteca, dos chicas, etc- son tan poco incitantes que si fuera un extraterrestre y, llegado a este planeta, me enseñaran que eso es el sexo, con seguridad abrazaría con entusiasmo la vida de celibato absoluto. En el colmo de lo políticamente correcto, el protagonista sensible es gay (¡qué original, señora ministra, qué original!) y hay una chica que descubre de pronto que es lesbiana como podría descubrir que su padre nació en Cuenca. Desde luego, si ésa es la cultura que la señora Sinde piensa subvencionar con nuestros impuestos y promocionar valiéndose del aparato del Estado vamos listos».

Y concluye el locutor de la Cope:

«Por eso, tras darle muchas vueltas, he llegado a la conclusión de que, en realidad, ZP no la ha designado para sustituir a César Antonio Molina – el hombre que se incautó de los papeles de Alcalá-Zamora- porque sea una clara apologista de los desmanes de la Sociedad General de Autores de España (SGAE), ni tampoco porque forme parte del sindicato de la ceja, ni tampoco porque sueñe con acabar con la libertad de internet. No. Eso tiene su mérito, pero, en realidad, lo que necesita ZP es alguien que le escriba un guión para seguir rociando sobre nuestras cabezas «mentiras y gordas» y en eso, a la vista está, la Sinde es insuperable».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído