Nuevo giro radical a la izquierda de ZP: laicismo y aborto contra la crisis

(PD).- Están desamparados en el Congreso. El Partido Socialista necesita, para salva su mayoría minoritaria, dar un nuevo giro a la izquierda para conseguir los siete votos de ERC, IU y BNG. Además, llegan las elecciones europeas y saben que es más fácil movilizar a su electorado con este tipo de medidas que con medidas para estimular la economía, tan difíciles de venderse. Vuelta al laicismo, aborto y hasta un poco de Guerra Civil, si fuese necesario. Y, como as bajo la manga, prolongación del subsidio del paro que ahonde hasta el infinito el déficit. Ésa es la estrategia socialista. El muerto ZP, que cree el PP, está muy vivo.

Zapatero se dio este miércoles un baño de apoyo interno y dio otra prueba de su declarado «optimismo antropológico» en la reunión con los diputados, senadores, europarlamentarios y ministros. Como destacó el portavoz del Grupo Parlamentario, José Antonio Alonso, en lo que coincidieron los reunidos es en que el cambio de Gobierno era necesario -había preocupación entre las bases por la parálisis del gabinete- y en que los socialistas vascos se merecen todo el apoyo del PSOE ante el reto de formar gobierno en el País Vasco y acabar con tres décadas de régimen nacionalista.

Los socialistas admiten que ese objetivo debe estar por encima de los problemas añadidos que tendrán en el Congreso para sacar las votaciones adelante al pasar el PNV a una oposición total, según ABC. Como recuerda El Mundo, «en vez de trabajar por alcanzar un consenso semejante al que llevó a la firma de los Pactos de la Moncloa de 1977, el Gobierno de Zapatero se ha enrocado en su estrategia de dividir escorándose cada vez más a la izquierda».

«Las cosas van a salir bien», dijo el presidente del Gobierno a sus parlamentarios en un intento de insuflar ánimos. Llegó a hablar ya de «segunda fase» de la crisis y de haber parado el primer golpe de la misma como si hubiera pasado lo peor, y se extendió en generalidades y grandes palabras como la apelación al «diálogo» o «la proximidad» con los ciudadanos que peor lo pasan en estos momentos.

Es otra vez la estrategia de la confrontación, que tan buen resultado le dio en la anterior legislatura. En lugar de buscar medidas contra la gravísima crisis, ZP va a centrar sus esfuerzos en verder «conquistas de derechos», con la ampliación del aborto y la extención de la laicidad. Hasta ahora le ha dado buen resultado encender a su electorado enfrentándolo al Partido Popular por estas materias. Y es más fácil que trabajar proponiendo medidas -algunas de ellas incluso podrían ser impopulares- para, a corto plazo, salir del agujero económico.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído