La mutación sufrida por Pumpido le lleva a pedir a ZP que saque a ANV de los ayuntamientos

La mutación sufrida por Pumpido le lleva a pedir a ZP que saque a ANV de los ayuntamientos

(PD).- El fiscal general del Estado está irreconocible. Comenzó su mutación plantando cara a Garzón en la operación Gürtel, y ahora lo remata exigiendo al Gobierno socialista una modificación de la Ley de Régimen Local. El objetivo, dijo, es que los concejales de la franquicia etarra ANV tengan que desalojar los ayuntamientos de País Vasco y Navarra. Y se felicita de que ETA no esté en la Cámara de Vitoria. ¿Qué ha sido del fiel Cándido de hace unos meses? ¿Está escocido porque no le han nombrado ministro o presidente del CGPJ? ¿O es que ve que se avecina el final de zapaterismo y no quiere salir con la toga manchada hasta las puñetas?

El fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, ha anunciado en el Senado que la Fiscalía ha sugerido al Gobierno una reforma de la Ley de Bases del Régimen Local que permita expulsar de los ayuntamientos a los etarras, algo que habían consentido hasta ahora.

Conde Pumpido, que fue cooperador necesario en ‘el proceso de paz’ de ZP -que derivó en la entrda de ETA en las instituciones a través de ANV- dice ahora que esa reforma de la Ley de Régimen Local sería una «posible y sencilla» solución legislativa y la «única constitucionalmente viable».

Dicha reforma es una de las medidas que el Gobierno barajó antes de las últimas elecciones celebradas en el País Vasco, cuando la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega aseguró al inicio de la campaña electoral que el Ejecutivo trabajaba ya en la búsqueda de una fórmula para impedir que una organización ilegalizada pueda gobernar en las alcaldías.

«¿ESTO YA LO SABE CONDE-PUMPIDO?»

«La Justicia no está para favorecer procesos políticos, pero tampoco para obstaculizarlos». El fiscal general del Estado, hablaba así en octubre de 2006. Dejaba claro cuál era su papel en el proceso de negociación de Zapatero con la banda terrorista ETA.

Conde Pumpido no desperdició ninguna oportunidad, en aquellos años de negociaciones del Gobierno de Zapatero con los terroristas, para suavizar la aplicación de la Ley de Partidos, e impedir la impugnación general de las listas de ANV en las elecciones municipales de mayo de 2007.

Unos días antes de aquellos comicios, el fiscal general del Estado criticó sin tapujos la ley de Partidos Políticos, y advirtió que «algunos creen que es una especie de Guantánamo electoral», donde hay 150.000 personas que no pueden votar, cuando lo que pretende esta norma «es empujar hacia la paz, no hacia la violencia». Expresó su inquietud por si en la aplicación de la ley se había «ido demasiado allá».

Para Conde-Pumpido, la posibilidad de instar la ilegalización de ANV y pedir una medida cautelar al Supremo como que impidiera a este partido presentarse a las elecciones era algo «desproporcionado».

Eran los tiempos en los que el portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, cuando Grande-Marlaska pidió para él prisión eludible con fianza, preguntó en alto:

«Me parece increíble. ¿Esto ya lo sabe Conde-Pumpido?».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído