Arantza Quiroga: «La lástima es que Miguel Ángel Blanco no haya podido ver esto»

(PD).- Una mujer de la generación de Miguel Ángel Blanco preside la Cámara de Vitoria con tan sólo 35 años. Heredera de las enseñanzas de Mayor Oreja o San Gil, sabe que ahora “las circunstancias son distintas”, y que forma parte de un Gobierno histórico “cuyos gestos producirán una onda expansiva que se verá en otros ámbitos de la sociedad”. Arantza Quiroga se lastima de que de su compañero asesinado por ETA no haya podido ver el cambio en el País Vasco.

El diario El Imparcial ha entrevistado a la nueva presidenta del Parlamento Vasco. Ésta es parte de la conversación mantenida.

– La próxima será una legislatura constitucionalista histórica en la que se prevé un rechazo frontal y un ahogo institucional y económico a Eta. ¿Temen el doble filo de esas medidas?

No hay que tener miedo a seguir adelante, Eta no nos puede condicionar absolutamente nada, sabiendo que va a ser difícil. Ojalá no tengamos que lamentar nada, pero hay que ser realistas: Eta esta ahí, matar es fácil y debemos ser conscientes de ello y actuar con responsabilidad.

– ¿El acuerdo entre López y Basagoiti es una herida de muerte para Eta?

Desde luego, porque no debe esperar absolutamente nada, no debe tener ninguna esperanza. Este Gobierno que nacerá va a estar enfrente, no le va a dejar ningún rincón de impunidad en el País Vasco y ese es un gran cambio que va a percibir la sociedad vasca y que va a permitir que los ciudadanos se sacudan también el miedo y la imposición que hemos vivido todos estos años.

– ¿Qué se siente al perder a un compañero?

Es indescriptible. Es dolor, rabia, una impotencia tremenda, pero también, a la vez, una determinación para seguir adelante, para que no sea una muerte en vano.

– La suya es una generación joven, muy curtida y unida por el dolor. ¿Qué caracteriza a esta nueva hornada?

Es una generación que se caracteriza por el compromiso. Todos llegamos muy jóvenes, llegamos en un momento muy difícil y eso nos ha fortaleció y apuntaló nuestro compromiso. La lástima es que personas como Miguel Ángel Blanco no hayan podido llegar a este momento, como tantos otros. Es el momento de abrir una nueva etapa y que el Partido Popular en el País Vasco sea cada vez capaz de aglutinar a más personas en torno a nuestro proyecto.

– Se muestran respetuosos con sus antecesores, Jaime Mayor Oreja y María San Gil, pero nunca han callado sus discrepancias ni se les puede acusar de no hablar claro. ¿Qué les diferencia?

Nos diferencia poco porque todos somos miembros del PP. Yo he aprendido mucho de Jaime y de María y ahora nos toca a nosotros estar al frente del partido, pero en unas circunstancias distintas. Sabiendo que tenemos problemas muy importantes encima de la mesa debemos ser capaces de trasmitir ilusión y de demostrar que somos útiles. Es cierto que nos ha dado tiempo a hacer muy pocas cosas porque Antonio Basagoiti fue elegido presidente del Partido Popular del País Vasco en julio y casi nos tuvimos que poner desde el primer minuto a preparar las elecciones autonómicas. Ahora es el momento de seguir en esa senda que hemos querido abrir y de profundizar en ella, llegar a más personas.

– Se sitúa en el “ala conservadora” del PP…

Se han dicho tantas cosas… El tema del ala conservadora surgió porque me preguntaron si era conservadora, y aclaré que habría primero que decir qué es ser conservador. Puedo ser del ala conservadora si se me quiere definir así dentro de un grupo de personas que estamos dentro del PP. Si algo tiene bueno el PP es que nos encontramos personas que pensamos de distinta manera: Antonio (Basagoiti) piensa distinto que yo, Iñaki (Oyarzábal) piensa distinto que yo en muchas cosas. Lo que decía usted de hablar claro lo he acuñado como el “estilo Basagoiti” porque Antonio tiene un estilo muy directo y es lo que las personas, en este caso los vascos, están demandando, llamar a las cosas por su nombre.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído