El «top ten» de los dislates de nuestros políticos en campaña

El «top ten» de los dislates de nuestros políticos en campaña

(PD).- Al presidente Zapatero, según su propia confesión, le produce «pudor» interpretar el voto de los ciudadanos. No es fácil entender lo que el líder socialista, siempre parco en explicaciones, quiere decir cuando dice «pudor». Si nos atenemos al Diccionario, de lo que presume el jefe de José Blanco y Leire Pajín, Ángeles González-Sinde y Bibiana Aído es de ser púdico: honesto y casto. Y ¿qué? Eso, que pudiera ser un gran valor moral, carece de sentido político. La política no existe de cintura hacia abajo.

No es eso del «pudor» y la confusión zapaterial entre «honradez» y «honestidad» más que el colofón gracioso de una campaña plagada de dislates. Lean lo que E. Montañes ha recogido en ABC y coloca de menor a mayor. No rían y juzguen:

10. Zapatero divisa «brotes verdes» en la economía:

La campaña a las elecciones europeas arrancó con los «brotes verdes» en la economía que avistaba en la economía un José Luis Rodríguez Zapatero que, con el madrileño Palacio de Vistalegre a reventar con 15.000 militantes socialistas, arremetía contra quienes ya se ponían «nerviosos» al advertir ese «cambio de rumbo» en la nefasta coyuntura de crisis. Y esos brotes han estado presentes dando mucho de sí hasta el mismo cierre de la campaña, que se producirá mañana, para dejar reposar a los votantes durante la jornada de reflexión del sábado.

9. Rajoy reprende al presidente con «brotes amarillos»:

Ésa ha sido la primera frase de esta antología del mayor dislate en campaña, que recogió como testigo el líder de la oposición, para espolearle al presidente del Gobierno a que «sus brotes verdes se convertirán en amarillos si Zapatero sigue adelante con su política económica» y su «ineficiente gestión de la crisis», remarcó Mariano Rajoy en su primer mitin en Murcia.

8. Los «falconazos» de Zapatero los sazona «Pepiño» Blanco con los «cincuenta sueldos que nos cuesta Aznar»:

En nuestro «top ten» particular habrá más espacio para los brotes de Zapatero, aunque ha habido otra polémica que, tras una exclusiva del periódico ABC en la que revelaba que el jefe de filas socialistas había acudido a su mitin dominguero en Dos Hermanas (Sevilla) a bordo del avión Dassault Falcon 900 que las Fuerzas Aéreas ponen a disposición del presidente del Gobierno para asuntos de Estado y no para mítines en los que reclama el voto para el PSOE. El controvertido uso o abuso de los Falcon nos dejó frases como la de Rajoy, acusando de «burla y chulería» la actitud de Zapatero que ha proseguido en el uso del avión militar hasta hoy, su último desplazamiento en campaña a Barcelona. Pero ha sido José Blanco, «Pepiño», quien se ha tomado más a pecho la polémica por la seguridad del presidente y, por eso, tras varios amagos en mítines en Galicia avisando de que iba a revelar datos secretos que concernían al ex presidente José María Aznar, pronunció su memorable «cincuenta sueldos nos cuesta Aznar» y desveló la operativa de seguridad que rodea al ex presidente, con 51 escoltas puestos para su protección por el departamento de Interior del Estado:

7. La primera de Aído: comparó ponerse tetas con abortar:

Para defender la reforma de la legislación del aborto, que ha puesto en marcha el departamento de Igualdad, su titular ministerial, Bibiana Aído, salió a la palestra a comparar que si las adolescentes de 16 años tienen permiso «para ponerse tetas», también pueden «abortar».

6. El presidente nacional del PP, absolutamente confiado, liga su destino al de Camps: «No creo que un presidente de la Generalitat se vaya a vender por unos trajes»:

Tres veces ha pasado el jefe de la actual oposición por Valencia, una autonomía que votará en las europeas mientras prosigue la imputación de su presidente, Francisco Camps, en el «caso Gürtel», que también ha salpicado a esta campaña. Jugándosela por el mandatario que le organizó el congreso popular de otoño en el que los afiliados le respaldaron como presidente nacional de los populares, Rajoy ligó el pasado fin de semana su destino al de Camps, atemperando su mitin con un «no creo que un presidente de la Generalitat se vaya a vender por unos trajes». El líder del PP culminó su apoteósica muestra de afecto: «Creo en lo que haces, te he visto actuar muchas veces y ten la total certeza de que la inmensa mayoría de los valencianos y de los españoles creen en ti, y yo estaré detrás de ti, delante, al lado, me da igual».

5. Güemes cree que los «brotes verdes» del Gobierno son «de marihuana y les han hecho efecto»:

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, que es a la vez secretario de Comunicación del PP regional, provocó la hilaridad de más de uno cuando sostuvo que el Gobierno presidido por Zapatero se «enmienda continuamente a sí mismo» y achacó esta obsesión de ir contra sí mismos a que los famosos brotes verdes «deben ser de marihuana y les han hecho efecto».

4. Pero el ministro Sebastián replica: «Todos ven brotes verdes, salvo los que ven billetes verdes»:

Ni corto ni perezoso, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, replica a Güemes indagando en «qué se debe cultivar en Génova» (sede central del PP en Madrid) y además añade, en presencia de Ana Patricia Botín, la presidenta de Banesto, que todo el mundo ve brotes verdes que podrían apuntar a un final de la crisis, «excepto los que no quieren verlos porque a lo mejor están acostumbrados a ver billetes verdes».

3. Fabra pregunta si tiene que acostarse con Rajoy para sentirse respaldado por el PP:

Imputado por un supuesto delito de falsificación documental, el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra (PP) puso la nota de sorna a la pregunta formulada por un periodista cuando se mostró «respaldadísimo» por el presidente de su partido y se cuestionó si es necesario que «se acueste con Rajoy o le declare su amor» como muestra de apoyo. La retahíla de interrogantes que le espetó al informador es para no perdérsela: «¿Más explícito? ¿Qué quiere que le diga? ¿Qué quiere, que se me declare? ¿Que me diga: «Fabra, te quiero»?», y agregó: «No sé exactamente qué apoyo explícitio quiere; no querrá que me acueste con él».

Fabra apuntilló: «Yo a mi madre no le decía todos los días que la quería más que a mi vida, pero la quería más que a mi vida».

2. Aído, con su penúltima celebérrima frase: «Un feto de trece semanas es un ser vivo, pero no un ser humano»:

Entre las «bibianadas» que en las páginas del periódico ABC glosaba el escritor Juan Manuel de Prada, la mayor «píldora» de la ministra de Igualdad no fue la poscoital, sino la ya celebérrima frase de «un feto de trece semanas es un ser vivo, pero no es un ser humano» y reconoció, a propósito de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que «al Gobierno no le compete el ámbito de los sentimientos». A sus aseveraciones le siguió el clamor científico y médico de aquellos que vieron en sus palabras una tremenda «osadía».

1. Pajín, profeta fuera de su tierra: «Les sugiero que estén atentos al próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta: la presidencia de Obama en EE.UU. y Zapatero en la UE»:

Y para osada, una profeta: Leire Pajín, la «número tres» del Partido Socialsita y el próximo acontecimiento histórico en el planeta: la conjunción de dos astros, Zapatero y Obama, como presidente de la UE y Estados Unidos.

«Les sugiero que estén atentos al próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta: la coincidencia en breve de dos liderazgos progresistas a ambos lados del Atlántico. La presidencia de Obama en EE.UU. y la presidencia de Zapatero en la Unión Europea en tan solo unos meses». Los dos centenares de políticos, empresarios, periodistas y tertulianos convocados en un hotel de Madrid para escuchar a la secretaria de Organización del PSOE en un desayuno informativo se miraron entre sí ante el rimbombante anuncio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído