Málaga se subleva contra la agresión del Gobierno ZP a los chiringuitos

Málaga se subleva contra la agresión del Gobierno ZP a los chiringuitos

(PD).- No están dispuestos a ponerse de rodillas. Los empresarios de playas de la provincia malagueña se concentrarán este lunes de manera «pacífica» ante la sede de la Demarcación de Costas de Málaga para exigirle «soluciones» ante la situación de chiringuitos, espeteros y hamaqueros. No van a quedarse de brazos cruzados ante la agresión del Gobierno socialista.

Esta concentración se llevará a cabo al mismo tiempo que se celebra una reunión a tres bandas entre el jefe de la Demarcación de Costas en Málaga, Francisco Javier Hermoso; la concejala de Playas del Ayuntamiento, Teresa Porras, y el presidente de los empresarios malagueños, Miguel Arrabal.

«Queremos conocer la solución final ya, para bien o para mal», señaló Arrabal, quien aseguró que no tienen ánimo de «molestar a nadie» pero pidió comprensión porque hay «muchas familias que comen de esto y no se puede jugar con el pan».

En este sentido, dijo que se encuentran en una situación de «incertidumbre» que afecta a más de 6.000 puestos de trabajo que podrían correr peligro este verano si la Dirección General de Costas y Sostenibilidad del Mar no da las autorizaciones pertinentes para el desarrollo de la actividad de espeteros, hamaqueros y de atención a los clientes en las terrazas.

Manifestó que ahora mismo «están en juego» los 5.000 empleos de personas dedicadas específicamente a la atención en las terrazas, a los que se suman los 600 dedicados a espetar sardinas, un «arte» que no todo el mundo conoce y para lo que se necesita este personal cualificado. A ellos se suman los algo más de 600 hamaqueros que desarrollan su labor en la provincia.

El conjunto de estos empresarios se encuentra actualmente «cansado» de la situación actual: «Sólo tenemos incertidumbre, lo que luchamos, y conseguimos, hace cinco años ya no vale», dijo refiriéndose a las zonas para los espetos, que tras una negociación con Costas lograron que se consideraran aparte de los chiringuitos, para no computar en la superficie de los mismos, y por las que también se paga una autorización.

«Ahora viene la Dirección General de Costas y dice que no autoriza, y que si lo hace es hasta el 15 de octubre», criticó Arrabal, quien recordó que el turismo en Málaga no se limita a la temporada de verano.

«Nosotros comemos todo el año y no podemos permitir que nos digan que la temporada tiene fecha de caducidad».

A pesar de los apoyos tanto de PP como de PSOE Arrabal no se mostró muy confiado y sólo esperó una solución rápida para «acabar con esta situación de incertidumbre que afecta a 20.000 personas» en este sector de playas de la provincia malagueña.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído