Y Zapatero en la inopia

Y Zapatero en la inopia

(PD).- El presidente del Gobierno, en la sesión de control de este miércoles en el Parlamento, parece haber huido del realismo que se desprendió del último Consejo de Ministros con la aprobación del nuevo cuadro macroeconómico y ha asegurado, a preguntas del líder de la oposición, Mariano Rajoy, que a lo largo del año que viene la economía española se irá recuperando poco a poco.

Las declaraciones de Zapatero contrastan con las de la vicepresidenta económica, cuando, después del Consejo de Ministros de la semana pasada, Elena Salgado fijaba el comienzo de la recuperación, no en el 2010,sino en el año 2011, apostando,-escribe Pepe Oneto en Estrella Digital- además, a que no llegaríamos, ni muchísimo menos, a los cinco millones de desempleados, como parece desprenderse del pronóstico de todos los organismos internacionales y de los servicios de estudios financieros.

«España antepone el realismo a los ‘brotes verdes'», titula el Financial Times en una entrevista realizada por Víctor Mallet a la vicepresidenta económica en la que Elena Salgado, cuya misión, según el periódico, es «expresar el nuevo realismo oficial», afirma que, aunque en las últimas semanas se han producido «señales de un punto de inflexión», se está intentando impulsar la economía con medidas de estímulo fiscal por valor de, más o menos, el 2% del PIB, si bien no se puede mantener indefinidamente déficits presupuestarios.

«El dilema de Salgado -puntualiza el periódico- estriba en que se supone que debe dar nueva vida a la economía nacional a la vez que restringir el gasto público (…) Como miembro de la eurozona, España no puede devaluar y, así, salir de los problemas con las exportaciones. Además Salgado no dispone de palancas monetarias y el peligro consiste en que los recortes de gastos pueden ahogar cualquier recuperación.»

Sin embargo, el periódico económico británico alaba el nuevo realismo económico en el que se ha metido el Gobierno de España, que no coincide con las declaraciones del presidente en el Parlamento, donde ha anunciado una recuperación económica para el año que viene; recuperación que, según todos los datos, incluso los datos oficiales, no parece que se pueda producir.

Zapatero parece haberse olvidado del cuadro macroeconómico aprobado por su Gobierno días después de las elecciones europeas y, apartándose de ese «realismo» tan necesario, ha anunciado que «lo más duro de la crisis ha pasado ya» y que, en cierto modo, la recuperación económica está a la vuelta de la esquina.

Ese optimismo presidencial no coincide con los nuevos objetivos presupuestarios fijados la semana pasada por el Gobierno para finales de este año 2009 y el 2010, que no dejan mucho espacio para la alegría y, sobre todo, para el optimismo económico inmediato.

El Producto Interior Bruto (PIB) disminuirá este año un 3,6 por ciento (respecto a una previsión inicial negativa a del 1,6 %) y un escaso 0,3 por ciento, el próximo año, frente a una previsión positiva de crecimiento fijada, en su momento, en un 1,2 por ciento.

Según el propio Gobierno, la recuperación no se producirá hasta, por lo menos el año 2011, cuando la economía empiece a crecer lentamente a un ritmo del 1,8 por ciento; crecimiento que, por supuesto, no implica, ni mucho menos, la creación de puestos de trabajo.

Entre el «realismo» del cuadro macroeconómico de Elena Salgado, en el que, además, se llama la atención por el excesivo crecimiento del déficit público, que puede superar los dos dígitos del PIB, y el optimismo presidencial manifestado en el Parlamento, hay todo un mundo de matices…

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído