«Esto parece un circo y no tiene ninguna gracia»

"Esto parece un circo y no tiene ninguna gracia"

(PD).- La crisis y la subida de impuestos marcaron la última sesión de control. Rajoy acusó Zapatero de estar dando «bandazos» con su política y criticó que «esto parece un circo y no tiene ninguna gracia». El presidente, por su parte, pidió tiempo para reactivar la economía mientras hace las malestas para irse de vacaciones.

Rajoy aludió al episodio vivido ayer, cuando el PSOE retiró su apoyo a una iniciativa de IU-ICV de subir los impuestos a las rentas más altas para conseguir un acercamiento con CiU en cuanto al techo de gasto, para criticar la política económica del Gobierno, que según el líder del PP, parece ya “un circo”.

Zapatero, por el contrario, insistió en la sesión de control del Congreso en que la política económica y de gasto del Ejecutivo es “razonable” y persigue dos objetivos: mantener la inversión productiva y garantizar la protección social, además de que buscará volver al objetivo de Estabilidad presupuestaria en 2012, como así lo exige la Comisión Europea.

El presidente del Gobierno lamentó que una semana más Rajoy sea “especialista en glosar las alternativas económicas de los demás” en lugar de ofrecer las suyas, en lo que aún sigue “inédito”. “Día tras día, sesión tras sesión, debate tras debate no tiene ninguna alternativa”, le dijo Zapatero a Rajoy, al que replicó que el Gobierno sí que está siendo previsor en su política de gasto.

En este debate, Rajoy empezó con un mensaje duro en el que se mostró de acuerdo con el análisis del gobernador del Banco de España sobre la necesidad de contener el gasto para evitar, dijo el portavoz popular, que la deuda pública “llegue al infinito”. Si no se vuelve a la estabilidad presupuestaria, caerá la confianza en la economía y “se aprobarán nuevas subidas de impuestos”, lo que provocará “más paro y más recesión”, advirtió Rajoy.

El líder del PP instó a Zapatero a que explicase si va a subir los impuestos “como ayer prometió a las dos” en el acuerdo entre PSOE e IU-ICV o no lo va a hacer “como dijo a las seis” cuando los socialistas retiraron su apoyo, del mismo modo que dijese que va a haber reforma laboral “como le prometió a CiU un lunes” o no “como rectificó al día siguiente”. “Con usted nada es previsible, todo es imprevisible” le dijo Rajoy a Zapatero, quien insistió que con cuatro millones de parados “lo peor” que puede haber es un Gobierno “sin criterio claro que da bandazos y sólo genera desconfianza e incertidumbre”.

Zapatero, por su parte, trató de eludir el ataque e insistió en que la política de su Gobierno es previsible y la adecuada, porque persigue a un tiempo reactivar la economía, garantizar la protección social y volver a la estabilidad presupuestaria -España está obligada por la Comisión Europea a que su déficit público no supere el 3% del PIB en 2012-.

Recordó que en la legislatura anterior hubo cuatro años seguidos con superávit en las cuentas públicas, y aseguró que el Gobierno que preside es el que ha conseguido reducir la presión fiscal del 34% al 32% del PIB. Ahora, admitió Zapatero, la situación es nueva y las cuentas incurren en déficit debido al “esfuerzo” por afrontar la crisis, lo que no elimina, aseguró, el “firme compromiso” del Gobierno por regresar al Pacto de Estabilidad, en el que “hemos estado” y al que “volveremos”, prometió.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído