Los castellanohablantes, al gueto

Los castellanohablantes, al gueto

Alfonso Basallo.- «Eso es en la práctica una discriminación, y convertir a los escolares castellanoparlantes en los raros y los marginados» señala a lanacion.es, el historiador Pedro Antonio Heras, autor del libro FEN (Formación del Espíritu Nacinalista (Editorial Altera)

La Ley de Educación de Cataluña, que acaba de aprobar el Parlament, reduce la posibilidad de elegir castellano a un único curso (hasta ahora se permitía en toda la primaria) y con unas condiciones tales que «equivale a una suerte de exclusión» añade Heras.

La ley, efectivamente, señala que » los padres, madres o tutores de los niños podrán solicitar que sus hijos e hijas reciban el primer curso de la escolarización básica o del segundo ciclo de educación infantil en castellano, cuando ésta sea su lengua habitual, durante el curso escolar en el que se incorporen a los citados cursos» (art. 12)

¿Cuál es la diferencia respecto a la anteror ley (la de Política Lingüística)?. Que la oportunidad de reclamar enseñanza en castellano queda ahora reducido a un derecho individualizado. Comoquiera que la ley no admite «la separación del alumnado en centros y grupos por preferencias linguísticas», el escolar castellanohablante seguirá en clase como los demás y únicamente se le hará un resumen traducido de las explicaciones. Se les cuenta en cinco minutos lo que a los demás se les ha explicado en catalán durante una hora.

FRANCISCO CAJA: CASI MALTRATO INFANTIL

«Pedagógicamente es un error» señala a lanación.es Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Catalana, «porque su rendimiento nunca será el mismo. Es un axioma que la mejor enseñanza es en lengua materna. Y psicológicamente, implica convertir a esos niños en marginados, unos parias. Y hablamos de niños que tienen 5 o 6 años. Esa traducción, que ni siquiera es simultánea, se acerca al maltrato infantil».

Añade que esa suerte de «concesión graciosa» implica pisotear un derecho fundamental, en sintonía con la filosofía general de la nueva ley, que supone la práctica desaparición en el sistema educativo de Cataluña de la lengua oficial del Estado.

PEORES NOTAS

Ese nueva marginación agravará la desigualdad educativa entre alumnos inmigrantes y autóctonos de Cataluña. Los escolares inmigrantes (hispanohablantes en su mayoría) obtienen puntuaciones anormalmente bajas, tal como recogía el último informe PISA elaborado en 2006, cuando la ley de Política Educativa llevaba ya siete años en vigor.

El informe subrayaba que los alumnos inmigrantes en Cataluña obtenían 72 puntos menos que los autóctonos en una herramienta clave como la comprensión lectora.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído