El PSOE de Sevilla gasta 400.000 euros en un mirador de ballenas en el Caribe

(PD).- Los socialistas que gobiernan el Ayuntamiento de Sevilla actúan como una agencia para hacer favores a costa del dinero de los ciudadanos. Según publica ABC, están tramitando la construcción de un mirador de ballenas en Miches, República Dominicana, por valor de 400.000 euros. Se trataría de una más de las polémicas subvenciones de cooperación al desarrollo del Ayuntamiento de Sevilla.

Sin embargo, el mirador de ballenas que el delegado del Ayuntamiento de Sevilla Alfonso Rodríguez Gómez de Celis anunció para el municipio dominicano de Miches forma parte de un proyecto turístico privado promovido por el empresario venezolano Gustavo Cisneros, amigo del ex presidente Felipe González. La corporación que preside Alfredo Sánchez Monteseirín está dispuesta a gastar dinero de todos los ciudadanos en un proyecto relacionado al parecer con algunas amistades caribeñas del ex presidente.

Cisneros, en cuya residencia de La Romana se ha alojado González en muchas ocasiones durante sus visitas a la República Dominicana, adquirió los terrenos situados «entre Laguna Limón y Laguna Redonda», en Miches, «para un proyecto turístico», según palabras del propio alcalde de este municipio, César Augusto Hernández, que considera «muy importante» esta iniciativa para hacer un complejo turístico en el que se incluirá el mirador de ballenas que «financia el Ayuntamiento de Sevilla».

Varios hoteleros de la zona, entre ellos los responsables del Rancho La Cueva y del Hotel La Loma, han afirmado que «ya hace tiempo que Cisneros quiso hacer aquí un mirador de ballenas, pero se lo impidieron los ecologistas». En efecto, el magnate venezolano pergeñó la idea a finales de los ochenta, pero el proyecto, del que tenía conocimiento el entonces presidente Felipe González, no se pudo llevar a cabo por las presiones de los proteccionistas medioambientales dominicanos e incluso internacionales.

Gustavo Cisneros, que posee una fortuna calculada por la Revista Forbes en unos 6.000 millones de dólares estadounidenses, apareció en la escena española en 1983. Tras la expropiación de Rumasa por parte del Gobierno de González, el venezolano, amigo personal del presidente, compró Galerías Preciados por 1.500 millones de pesetas, precio acordado por el Consejo de Ministros. Pero el 15 de enero de 1988 vendió los almacenes a una sociedad inglesa por 30.600 millones. La venta supuso uno de los primeros escándalos del «felipismo», pese a lo cual el presidente no se desvinculó del empresario, a cuya residencia dominicana de La Romana ha seguido acudiendo.

Como remata el editorial de ABC, «el afán por quedar bien con los amigos influyentes parece ser el único objetivo de una decisión que vulnera las reglas más elementales del sentido común, especialmente en tiempos de crisis de dimensión universal y con bastante más de cuatro millones de personas que sufren en España la tragedia del paro».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído