Los guardias civiles se sienten vulnerables por la falta de medios y estallan contra el Gobierno

Los guardias civiles se sienten vulnerables por la falta de medios y estallan contra el Gobierno

(PD).- Son auténticos héroes que trabajan en condiciones patéticas. Tienen que pagarse desde guantes anticorte, botas y hasta el sable protocolario. Pero eso es sólo lo llamativo. La realidad es que el Cuerpo, ante el envalentonamiento que sufre la banda terrorista ETA, se siente vulnerable y así lo denuncian a Periodista Digital. «Sufrimos una falta de medios impresionante. Cualquier departamento de cualquier administración dispone de mucha más seguridad que nosotros. Luego, eso sí, salen todos lamentándose». Exigen menos homenajes y más seguridad.

En menos de 24 horas ETA «nos ha metido dos petardazos. En Burgos, de milagro, no cayó ningún compañero ni ninguno de sus familiares, pero en Calvià se han cargado a dos compañeros nuestros. Y a ver qué pasa en los próximas días, porque ETA se ve tocada y va a por todas».

«Lo peor es que tienen muy fácil hacernos daños. Sufrimos una falta de medios impresionante. No es normal que se gasten el dinero en chorradas y luego a nosotros nos escatimen de esa manera».

Y es que se sienten vulnerables.

«Como se suele decir, es muy fácil matar. Nosotros ya sabemos a lo que nos exponemos cuando asumimos el puesto. Pero el Gobierno sabe que tenemos unas carencias tanto de medios materiales como personales que termina pasando la terrible factura que ha pasado estos días».

De manera menos visceral, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en el instituto armado, ha exigido a Rubalcaba, ministro del Interior, que revise y mejore con urgencia los planes y protocolos de seguridad de las casas-cuartel para que «dejen ser un blanco operativo» para los terroristas.

El malestar también se deja ver en los foros de Internet:

¿Cómo es posible que los vehículos en los que tenemos que prestar nuestros servicios estén en la calle día y noche en lugares en los que no tienen vigilancia directa y no están en un sitio seguro, para que cuando comencemos nuestro servicio no saltemos por el aire, como les paso a nuestros dos compañeros asesinados brutalmente en Palmanova?

Conozco la situación del Cuartel de Palmanova desde hace muchos años. Está situado cerca de los hoteles los Mirlos y Los Tordos, rodeado de una gran masificacion de edificios y la Famosa Oficina de atención al ciudadano también, es una autentica vergüenza y falta de respeto a quien trabaja en esas condiciones. Más de veinte vehículos sin protección, sin vigilancia, sin inhibidores de frecuencia…

Como siempre, igual que ocurrirá en Burgos y en Calvià, las inversiones en seguridad llegan demasiado tarde. En septiembre del año pasado, el Consejo de Ministros aprobó obras de emergencia para la mejora de la seguridad en los cuarteles de la Guardia Civil del País Vasco, por un importe aproximado de 5 millones de euros, después de los atentados sufridos en Durango y Legutiano.

En algunas ocasiones se trata de cuarteles que se construyeron hace décadas en zonas poco protegidas, o que por su ubicación pueden ser «blanco fácil» en caso de atentado terrorista.

Era el caso del cuartel de Legutiano (Álava), demolido tras la explosión de una furgoneta-bomba en mayo de 2008 y que se encontraba a la entrada del pueblo y junto a una carretera, lo que facilitó la huida a los terroristas. En aquel atentado falleció el guardia civil Juan Manuel Piñuel, quien apenas tuvo tiempo de avisar de la colocación de la bomba antes de que ésta estallara.

De forma paralela, la Comisión de Interior del Congreso aprobó por unanimidad el pasado mes de diciembre una proposición no de ley en la que se proponen medidas para mejorar la seguridad de los cuarteles de la Guardia Civil y de las dependencias de la Policía Nacional en el País Vasco y Navarra.

Pero la realidad es que esas medidas no llegan. Además, esos mismos guardias civiles que quieren dejan constancia del malestar que se sufre dentro del Cuerpo de la Benemérita, niegan la mayor:

«Por supuesto que es necesario que mejoren la seguridad en las casas cuarteles. Pero ése no es el tema. Lo importante es que no nos recluyan con nuestras familias en unos guetos que nos convierte en un polvorín. Nosotros y nuestras familias somos un blanco perfecto para los terroristas. A nosotros parece que nos va en el sueldo. Pero, ¿qué culpan tienen nuestras mujeres de haberse enamorado de nosotros? ¿Y nuestros hijos?»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído