Las filtraciones a la prensa prueban las escuchas ilegales al PP

Las filtraciones a la prensa prueban las escuchas ilegales al PP

“Hay muchas conversaciones que han sido publicadas en los medios de comunicación que, con echarles un vistazo, sería suficiente”. Estas filtraciones a la prensa constituyen, para María Dolores de Cospedal, la prueba evidente de que dirigentes del PP han sido objetos de escuchas ilegales por parte del Gobierno ZP.

La secretaria general popular se reafirmó este martes en sus acusaciones de espionaje al Ejecutivo socialista, rurante una comparecencia ante los periodistas, tras la reunión de la dirección de su partido, que presidió Mariano Rajoy.

Cospedal no desveló qué dirigentes han sido espiados, aunque su nombre y el de Federico Trillo figuran en la lista. Puntualizó que las diversas filtraciones a la prensa sobre las investigaciones judiciales que afectan al PP, incluyendo “conversaciones que no formaban parte de un sumario”, son más que reveladoras.

La secretaria general del PP volvió a señalar al Ejecutivo porque “en cualquier país democrático, si la oposición dice que se siente observada y se le está espiando, lo que se hace por parte del Gobierno es abrir una investigación y no insultar a la oposición”.

La reunión de ayer de la cúpula del partido debía servir para diseñar la estrategia popular para el inicio del curso político y retomar un discurso centrado en los problemas de los ciudadanos.

Aunque Cospedal ciñó inicialmente su intervención en la crítica a las medidas del Gobierno contra la crisis y en la torpeza oficial frente a la Gripe A, pronto el tema fueron las denuncias de espionaje. La secretaria general del PP acusó al Ejecutivo de Zapatero de intentar corromper las instituciones, y advirtió que llegarán “hasta el final”.

Los populares no presentarán nuevas denuncias ante los tribunales, sino que se limitarán a ampliar la querella “genérica” del pasado 24 de julio.

A pesar de que entonces no se especificó que dirigentes ajenos al caso Gürtel tenían los teléfonos pinchados, Cospedal insistió en que las denuncias “ya están presentadas” y que “los jueces son los que tienen que investigar”:

“Las acciones judiciales que teníamos que emprender ya las hemos hecho, y ahora hay que esperar”

Comparecencias de De la Vega, Rubalcaba y Conde-Pumpido

Al margen de los juzgados, el PP volcará sus acusaciones en el Congreso, donde pedirá la comparecencia de María Teresa Fernández de la Vega, Alfredo Pérez Rubalcaba y el fiscal general, Cándido Conde-Pumpido. Su intención es que aclaren qué instrucciones políticas se han dado a la Fiscalía y a la Policía Judicial, así como conocer qué investigaciones se han llevado a cabo contra el ex director del Centro Nacional de Inteligencia, Alberto Saiz, y el vicepresidente Manuel Chaves. Y es que los populares sostienen que existe una “doble vara de medir” según recaigan las sospechas en militantes del PSOE o del PP.

La comparecencia de De la Vega y Rubalcaba se discutirá el próximo martes en la Diputación Permanente del Congreso.

La vicepresidenta primera se ofreció la semana pasada a acudir a la Cámara para dar explicaciones, aunque parece poco probable que los socialistas respalden la intención del PP de convertir sus denuncias de acoso y persecución en materia de debate parlamentario.

De hecho, el diputado socialista Antonio Hernando se apresuró ayer a contestar de nuevo a Cospedal afirmando que “las supuestas escuchas ilegales a los dirigentes del PP son la gran mentira del verano”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído