Dios no es tan bueno ni el Diablo tan malo.

Dios no es tan bueno ni el Diablo tan malo.

Hoy hace veintinueve años que detuvieron a uno de los líderes del Movimiento Democrático de la Guardia Civil, a Florencia Garrido. La detención entra dentro del marco de la delictual Operación Columna, una operación hecha en democracia, contra toda la población y contra toda la ciudadanía, sin control judicial y contra los derechos humanos y contra los derechos constitucionales.  Ver más Operación Columna https://drive.google.com/open?id=1SxCEbx_HZTvvNJJSoLhUkkHqXlNtF036

En la benemérita, según ponen de manifiesto los informes secretos se había producido una epidemia: “La epidemia constitucional”; así lo relata una orden interna que forma parte de la operación delictual columna, y había que cortarla de inmediato.

Era de noche y todo estaba en calma, cuando por orden de la justicia castrense ,que había intervenido cientos de teléfonos de forma ilegal, de todo tipo de personas y de ciudadanos de España, que vieron conculcados sus derechos más elementales, cuando grupos de Guardias Civiles ordenados por la superioridad, procedieron a la detención sin causa de cientos de Guardias Civiles, sus compañeros, que se habían atrevido a “solicitar permiso para poder ejercer un derecho fundamental como el de asociación”.

Los Guardias Civiles Democráticos como parte del pueblo al que deben respeto y servicio , habían dado un paso al frente, imitando a los militares de la célebre UMD –Unión Militar Democrática–, exigiendo luz y trasparencia, una Guardia Civil libre de ataduras del pasado y al servicio de la excelencia y del pueblo al que pertenecen. La democracia en España en los años noventa , con estos hechos y con estas viles acciones , superó todos los rangos de indecencia y de atentados sin razón moral ni legal contra sus ciudadanos.

El paso al frente, oponiéndose a la corrupción, hizo tambalear las estructuras del poder, un paso al frente, que ponía en evidencia todo el sistema de la nueva clase política que engordaba sus patrimonios sin sentido, a cuenta de todos los ciudadanos del país. Llegaban para servirse y no para servir.

De día, de noche, y sin garantías, se iban produciendo detenciones , persecuciones, expulsiones y todo lo que ustedes puedan imaginar, todo fue horrible, tremendo y muy  grave, la más grave de todo fue la locura colectiva y el abuso del poder de una casta política que llevó a España a la ruina y sobre todo la detención ilegal durante casi diez años del Cabo Manuel Rosa Recuerda, que a pesar de haber ganado en el Tribunal Constitucional de España la sentencia en la que se reconoció el derecho de asociación para los Guardias Civiles Sentencia del año 1993 número 871-90, se vio abocado a la expulsión, y a colgar la sentencia en la pared de su casa para recordar que “Juzgar y hacer ejecutar lo juzgado”, en este país es para unos cuantos y no para la mayoría de la población, y mucho menos para los Guardias Civiles.

Hoy hace 29 años del Gulap Español, hoy recordamos que las cosas grandes comienzan por cosas pequeñitas, y que a pesar de los años, la memoria del colectivo sigue intacta, y lo sigue con aquellos compañeros de la Policía y de la Guardia Civil que antes que los UMD VERDES, salieron a la calle pidiendo algo que tenían todos “La Seguridad Social”.

Hoy recordamos y por eso estamos de pie, a nuestros muertos, que se retuercen en sus tumbas, viendo que después de tantos años, nuestros responsables políticos, sabiendo lo que saben, no hayan procedido a rehabilitar con todos sus derechos a los expulsados, no hayan homenajeado y reconocido al conjunto de Guardias Civiles Democráticos que se movilizaron por una sociedad seria, justa y democrática y por las vías legales. No hayan reconocido que las sentencias son para cumplirse y muy especialmente las del TEDH como se ha hecho con los terroristas y presos comunes –Caso Parot–, y sobre todo no hayan reconocido y ejecutado las resoluciones aprobadas por el Congreso de los Diputados de España.

Muchos Guardias Civiles, ya hablan hoy de la Comisión de la Verdad, en referencia a lo sucedido en la Guardia Civil, muchos ya se ven en el espejo de la memoria colectiva, no hay otro camino, la paz se basa en la justicia, sin justicia no hay paz.

Para terminar, Garrido, Alejandro, Prades, Morata, Fornet, Julían, Linde, Andoni, Parra, Lezcano, Fernando, Rosa, Carrillo, León, Baz, Paez, Josman, José Antonio,…… y tantos otros presentes y ausentes, vosotros sois y habéis sido parte de la historia y una historia que no podemos dejar que se escriba con renglones torcidos. Estoy seguro que los UMD VERDES, conseguiremos lo que por ley y por justicia nos merecemos: “Readmisión, Reconocimiento y Comisión de la Verdad”. Ha sido y sigue siendo un honor caminar a vuestro lado.

Para finalizar Ya, Nos derrotaron con las armas ilegales del poder, pero nunca nos rendimos, porque tenemos la “Fuerza de la Razón y no la Razón de la Fuerza” y estoy seguro de que los valores que nos ha trasmitido nuestra querida Institución y que nosotros hemos hecho nuestros nos llevarán al triunfo final, victoria que verán desde donde estén, todos aquellos amigos y compañeros que ya no están con nosotros pero siguen a nuestro lado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído