COLEA EL ESCRACHE SUFRIDO POR EL PARTIDO DE ALBERT RIVERA DURANTE EL ORGULLO GAY

Las cuatro impactantes historias LGTBI de Ciudadanos que dejan a sus escrachadores con el culo al aire

Patricia Reyes: "Me sorprende lo del sábado pasado. Nosotros además nos comprometemos e impulsamos las leyes desde el Congreso. Apoyamos la ley LGTBI que presentó Podemos"

Las cuatro impactantes historias LGTBI de Ciudadanos que dejan a sus escrachadores con el culo al aire
El acoso a Ciudadanos durante el Orgullo Gay.

Los organizadores del Orgullo Gay tienen dentro de sí mismos tal veneno ideológico que ya les da lo mismo cargar contra personas que profesan sus mismas tendencias sexuales o que están concienciados con la causa.

El escrache a Ciudadanos en el desfile arcoiris por las calles de Madrid el 6 de julio de 2019 fue una muestra del sectarismo con el que se mueven los colectivos que mangonean un acto que debería ser de todos.

Asociaciones como COGAM tuvieron la desfachatez de ponerle todo tipo de obstáculos a militantes y cargos del partido de Albert Rivera por la simple y llana razón de estar en instituciones gracias a los votos de Vox. Se les llamó, entre otras cosas, «homófoVox», y otras palabras gruesas.

Sin embargo, estos mamarrachos de organizadores quedaron con el culo al aire cuando se han conocido las historias que hay detrás de cuatro de los miembros de Ciudadanos escrachados en el desfile del Orgullo Gay.

‘La Otra Crónica’ (El Mundo) ha hablado con algunos de estos cargos del partido naranja como Rocío Ruiz, consejera de la Junta de Andalucía, que tiene un hijo homosexual:

Yo llevaba la comisión de Igualdad, el programa Escuela de Paz y soy experta en mediación. Por eso me parece increíble lo del pasado sábado. Eso significa que lo que yo he sembrado en la educación no está sirviendo de nada. Yo iba como madre, profesora… y me llamaron homófoba y fascista. Pero, ¿vosotros qué sabéis de mi vida y de mi trayectoria? Salí de allí hecha polvo y a la vez con más fuerza porque mis compañeros me dijeron: ‘Jefa, ahora tiene más sentido lo que hacemos’.

Pablo Sarrión, otro de los zarandeados en la manifestación, es técnico de comunicación de Ciudadanos y también acudió a la fiesta que, en teoría, reivindicaba sus mismos derechos, los de ser gay, pero:

He vivido en Canadá y he ido allí al Orgullo, en Santiago de Chile… En Chile fui a pesar de que me enteré de que habían matado a un chico justo antes de sumarme a la marcha. Nunca me van a privar de la libertad. Aluciné cuando me abuchearon en Madrid porque no me tienen que ver como un enemigo, sino como un aliado. Soy gay y me encuentro con unos totalitarios que me quieren imponer su voto y no pienso ceder. Para mí lo fácil sería votar al PSOE pero muchísima gente se quedaría sin voz. Lo que estamos haciendo es incluir puntos favorables para el colectivo LGTBI que dudo mucho que gobiernos de PP y Vox incluirían. Mi círculo de amigos se ha ampliado por el lado de las personas tolerantes y que entienden mi discurso. Mi discurso lo que dice es: esta causa es transversal e inclusiva y no podemos dejar a nadie por el camino, ni siquiera a los homófobos. Es verdad que también he perdido amigos que me han bloqueado.

Patricia Reyes, responsable de las áreas de Mujer y LGTBI de Ciudadanos.

Mi mejor amiga del colegio es lesbiana y el hijo de la mejor amiga de mi madre es una mujer transexual. Yo trabajé con Pedro Zerolo y él ya era activista y llevaba temas del COGAM, el caso Arny… Me sorprende lo del sábado pasado. Nosotros además nos comprometemos e impulsamos las leyes desde el Congreso. Apoyamos la ley LGTBI que presentó Podemos. Al final no se terminó de tramitar porque se convocaron elecciones pero la impulsamos desde la Comisión frente a personas del partido socialista tránsfobas.

Y otro cargo implicado en esta causa es el diputado Marcos de Quinto:

Un compañero de colegio gay me presentó en Nueva York a mi esposa, a Angélica. Es un conocidísimo compositor de música clásica. Además la hija de uno de mi mejores amigos se está sometiendo a un cambio de sexo. Lo vivo de forma cercana y con total normalidad. No hay que hacer un arma partidista de un tema en el que tenemos que estar todos. Es como el bullying o el 8-M.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído