Por una equiparación salarial justa para los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. ¿Es lo que se pide o es un lema sin contenido?

Por una equiparación salarial justa para los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. ¿Es lo que se pide o es un lema sin contenido?

Todos estamos de acuerdo, las Fuerzas de Seguridad del Estado, Policía y Guardia Civil, tienen salarios inconcebiblemente más bajos que otras fuerzas de seguridad. Condiciones y responsabilidades mayores que otras policías compañeras. Todo ello generó un cambio en la correlación de fuerzas, era necesario y ahora premia ejecutar las palabras, dar trigo, y sobre todo ponerse de acuerdo para cambiar el modelo policial.

En 2017,  coincidiendo con el intento de golpe de Estado en Cataluña, el maltrato de independentistas y el Gobierno de España a los profesionales de las fuerzas de seguridad allí desplazados, y la indigna actuación de los Mossos cumpliendo órdenes de sus jefes, nació Jusapol, hoy actuando como Jupol en la Policía.

El ministerio de Interior despreció a Jusapol pero la presión social les obligó a ofrecer un acuerdo a los sindicatos representativos (Jusapol nunca lo fue) de considerable incremento salarial, que firmaron, tras la pantomima de una votación abortada no se sabe bien la razón. Interior usó a los sindicatos para llegar a un acuerdo de mínimos y excluir a Jusapol. Los sindicatos, entre la espada y la pared del brutal ataque generalizado de Jusapol, se acogieron a esa mano tendida de Interior, que comenzó el PP y continuó el PSOE. En las elecciones pasadas Jupol ha barrido a los sindicatos y ahora debe gestionar su triunfo y la demanda de equiparación.

No es lo mismo predicar que dar trigo. Equiparar no es que un guardia civil con vivienda gratis en Puerto Serrano, con una renta media de sus habitantes de 800 euros/mes y ganando 1.700 euros alcance los 2.500, como un compañero suyo, o policía, destinado en Baleares, Cataluña o Madrid, donde el 50% de su salario es el coste de su vivienda. Tampoco lo es que los miembros de la Policía destinados en U. Adscritas de Andalucía, C. Valenciana y Galicia perciban una gratificación de unos 500 euros más al mes solo porque llevar en una manga el escudo de la comunidad autónoma esté más valorado. Ni lo es que en el País Vasco, que ya cobran lo mismo que los ertzainas, unos 600 euros más al mes que en el resto del territorio, se comparen con los Mossos y sigan manteniendo ese plus. Esto sería una injusticia infinitamente mayor entre miembros del mismo colectivo o de colectivos “hermanos” que con los Mossos.

La LOAPA de 1982 prohíbe leyes que coarten la autonomía financiera de las CCAA que consagra la Constitución, luego están planteando un asunto irresoluble… salvo que cambien la Constitución. Si se incluye el valor de las viviendas de 35.000 guardias y los 5.000 policías adscritos a comunidades autónomas, pluses territoriales y otros, se puede plantear una equiparación justa; sin hacerlo, es demagogia de combate sindical pero sin posibilidad de solución.

Entre 2005 y 2008 se cumplió un acuerdo de mejora salarial. La segunda parte, 2009-2012, se aplazó por la crisis. Había tablas hechas por la Oficina económica de Moncloa por territorios y se valoraban estos pluses, tener vivienda,  el coste de vida, carestía de vivienda en la zona etc. Se actuaría con un incremento en el Específico General (a todos, también segunda actividad) y otra parte al Singular territorial. El guardia civil con vivienda, o de El Coronil, Chiclana… los policías de unidades adscritas o País Vasco, tendrían incremento menor que los policías y guardias destinados en Cataluña, Baleares, Madrid… y otras zonas. En Cataluña hay que empezar a abonar ya un plus de conflictividad como el que se abona en el País Vasco (unos 600 euros/mes), lo mismo en Baleares por carestía y en Madrid incrementar el Plus de Grandes Urbes a esa cifra. Así llegaríamos a un salario justo atendiendo a las circunstancias de la zona donde se trabaja. Eso ya está inventado. Cómo se plantea hoy es constitucionalmente imposible.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído