La presión de la maquinaria estatal no es nada en comparación con la presión de argumento consistente. Czeslaw Milosz

La presión de la maquinaria estatal no es nada en comparación con la presión de argumento consistente. Czeslaw Milosz

Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus compañeros. San Juan. 15.9-17

Corría el mes de Marzo del año 1978 a pocos meses de aprobarse la Constitución Española ,  la clase política dominante de aquellas en nuestro  país  hablaba y pontificaba de una gran transición modélica de una dictadura a  una democracia, con  una madurez increíble de la sociedad española; sin embargo la triste y trágica realidad acontecía  a diario en  la situación de  las Fuerzas de Seguridad del Estado  en Vascongadas  en esos momentos, era atroz . Cualquier día del mes de Marzo se desarrollaba con  el tableteo continuado de las  ametralladoras y granadas de mano contra las fachadas  de las Comisarias y de  nuestros domicilios  en las  Casas Cuartel. La lista de los ataques terroristas  lo dice todo, de  lo que podíamos  llegar  a aguantar en  solo treinta días:   Ondarra, Pamplona, Vitoria, Mondragón , Herrera, Martutene ,Galdácano , Villafranca, Eibar, Pasajes, Loyola…

El miedo , la tensión, la desesperación, la ansiedad, el olvido de  todos y la incomprensión de muchos hacia mella en todos los compañeros y sus familias   cuando la lista de los asesinados, mutilados, heridos ; eran solo un número más para rellanar estadísticas por parte de nuestros mandos y gobernantes.

La de aquellas  revista semanal “Qué” en un artículo de su edición del 27 de marzo de 1978 , titulaba  ¿ Porque nos matan? Se relataba siguiente testimonio  que reproducimos textualmente por su gran valor testimonial :

“ ¿Porque nos matan? Se preguntan las víctimas mañana y pasado mañana. Y no  hay respuesta solo más muerte.

Es cosa de todas las noches, ya. Pasa un coche a toda leche y te suelta una ráfaga. En San Sebastián, en Portugalete, los Guardias Civiles ya no hacen centinela  ,  al descubierto. Uno de ellos , andaluz con dos años de servicio en los cuarteles de Euskadi nos dijo : “ Sí hay que olvidar, pues borrón y cuenta nueva ; todos tenemos compañeros muertos : ya va siendo hora de que esto acabe. Muchos de nosotros estamos hartos de que la indiferencia sea el saludo habitual  de tener que vivir con miedo. Algunos lo dejarían pero otros ya han visto morir a sus compañeros de litera y esto te deja una marca” . ¿ Vale la pena morir?, se preguntan angustiados: ”Ya no es el dinero , ni el servicio. Es que cada vez que me pongo el uniforme me veo como una DIANA ”….

 La revista “ Posible” en el mismo mes relataba la siguiente anécdota de la auténtica situación de miedo y pánico en la que vivíamos:

“ Un oficial de la Guardia Civil que vivía próximo a mi domicilio en san Sebastián , en la zona residencial Bidabeita, interpretaba en contra de su voluntad una tragedia familiar. Su esposa antes de salir inspeccionaba la calle: si no veía nada sospechoso dejaba salir a su marido. Su mujer vivía las 24 horas del día en vilo. Este oficial siempre iba provisto de dos granadas de mano.” 

El movimiento democrático y sindical  de la Policía y posteriormente el nuestro, estaban  naciendo ; y , así  en el mes de Julio de 1978 la Agencia Efe denotaba esta necesidad  apremiante:  “ Ante el temor de que de que sus maridos sean trasladados al Norte , esposas de Policías Nacionales  realizaron un encierro y se manifestaron por las calles de Granada  con sus hijos ante la noticia del traslado de  200  Policías al  País Vasco.”

En la  primera década de los años 70 del siglo pasado , el Jefe del Alto Estado Mayor del Ejército, Díaz Alegría, en su libro “Ejercito y Sociedad”; señalaba de una manera nítida, lo que era la esfera  militar y lo que no cabía dentro de ella; en concreto  el orden público y la seguridad ciudadana.

Para no volver a  repetir  estas trágicas historias ocurridas en  España  no se puede permitir que futuras generaciones la olviden jamás; razón por la cual  este relato se tiene que   lembrar  siempre  como una forma más  de genocidio que periódicamente el ser humano origina y desarrolla;  pues como muy bien  nos enseñaban  de pequeños en clase de religión : “El espíritu de los muertos revive siempre en la memoria de los vivos “.

Para terminar Ya, Recordar que el movimiento asociativo se levantó en defensa de la democracia y del derecho a la vida de  los Guardias Civiles y Policías, fue fruto de muchos de nuestros compañeros fallecidos y asesinados y de otros que aún quedan vivos, leer más https://twitter.com/UMDverdes/status/1071789653861244928 fue fruto de la lucha y trabajo de muchos guardias civiles y policías que sufrieron persecuciones, detenciones y prisiones largas.A los que nunca olvidaremos y siempre reivindicaremos un hueco en la historia y a un trato decente especialmente a sus huérfanos, esposas y familias, mejor que a los asesinos de ETA, que han sido premiados con aplicaciones legales negociadas sin el menor respeto a las víctimas verdes y azules.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído