Carta abierta al Presidente de España en funciones, ciudadano Sánchez. “Aquí Señor Presidente nadie lucha solo” Los Guardias Civiles de toda España estamos en Cataluña con ellos y sus familias.

Carta abierta al Presidente de España en funciones, ciudadano Sánchez. “Aquí Señor Presidente nadie lucha solo” Los Guardias Civiles de toda España estamos en Cataluña con ellos y sus familias.

En solidaridad con nuestros compañeros Guardias Civiles que prestan servicio en Cataluña, una parte de España. Integridad, valentía y valores en las personas  en los grupos y en los seres humanos, todo eso se da en nuestros compañeros Guardias Civiles y más los que están en Cataluña.

Algunos grupos políticos,  colectivos, agrupaciones sociales y profesionales todavía gozan de pensamiento corto y se creen que son el cenit del mundo, eternos,  y que sus actitudes gobiernan el mundo, no acaban de entender que las grandes cosas comienzan por cosas muy pequeñitas.

Si bien es cierto que vivimos en Europa y en el mundo situaciones graves de retroceso, no es menos cierto que en nuestro país, España, las situaciones cada día nos dejan si cabe más sorprendidos, perplejos y anonadados, una de ellas es pedir la expulsión de Cataluña de la Guardia Civil y apoyar a los CDR que supuestamente tenían instrumentos para llevar a cabo atentados terroristas.

La falta de valores, de dignidad , de compromiso de honorabilidad, en fin de respeto a si mismos ya no están en la mente de una persona , se han trasladado indefinidamente a los grupos sociales, profesionales y a las organizaciones, que también piensan, aunque lo hagan con la inteligencia de un CI, — Cociente de Inteligencia–de muy bajo rendimiento.

Señaló alguien adelantado a su tiempo: “Un aleteo de una mariposa en Japón puede causar un terremoto en Méjico”; lo real es que el ser humano no se da cuenta de la interacción que genera nuestro sistema y nuestro universo, por lo que tampoco son capaces de analizar nuestra estructuras sociales, como administraciones,  sindicatos y asociaciones o estados.

El gran general que fue Napoleón, fue rotundo: “Vísteme despacio que tengo prisa”. En España los cambios llegaron despacio, pero han llegado y lo han hecho para quedarse. El que tenga oídos que escuche el viento, porque en él va el mensaje.

Las nuevas organizaciones sociales, las nuevas exigencias sociales y  los nuevos modelos con los avances ya consolidados del siglo XXI, piden a gritos paso, piden a gritos justicia, y se enfrentan a las estructuras caducas que están a punto de derribar gigantes con pies de barro, corrompidas por dirigentes que sólo se aprovechan para servirse de ellas y no para servir a sus ciudadanos y a su comunidad. Lo que sucede en Cataluña no va dejar impasible a la totalidad del sistema y cuanto más tarde se actúe peor será la solución. O se está con España y con la Constitución o se está con el precipicio. Es hora ya de replantearse otro modelo territorial y dar un paso al mundo y poner coto a la corrupción que hay bajo cada virreinato.

Aquí señor Presidente en la Guardia Civil nadie lucha solo. En la Guardia Civil, lo que afecta a uno nos afecta a todos, y los Guardias Civiles de Cataluña, no están solos aunque estén momentáneamente abandonados por quien tiene el deber de darles protección, seguridad y valoración en todos los sentidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído